Coloridos venados que representan arte huichol, así como lobos, flores de distintos tipos y otros animales viven en el pecho de una buena parte de jóvenes, quienes con orgullo portan diseños mexicanos que hacen referencia a los elementos de la cultura nacional.

La historia de Karani Art nació hace 16 años con la finalidad de difundir el arte mexicano y dar identidad a lo que se hace en México mediante la cultura nacional, explicó a Notimex el gerente de Arte Visual Mexicano, Agustín Pérez.

“El arte mexicano es muy bien aceptado, sobre todo por la juventud que finalmente es hacia donde queremos llegar, ellos son los que nos importa que transmitan la cultura mexicana de la mejor manera”.

La firma, que participará en la décimo segunda edición de la feria artesanal Las Manos del Mundo del 16 al 18 de marzo próximos en el World Trade Center de la Ciudad de México, precisó que debido al reciente acercamiento de los mexicanos a la cultura nacional, se observan crecimientos anuales de entre 30 y 40 por ciento.

Aún cuando todo inició con la comercialización de las coloridas playeras, en la actualidad en el taller de Karani Art nacen tazas de cerámica, cojines y hasta cómodos mandiles con cósmicas reproducciones de jaguares, reinterpretaciones de Frida Kahlo y otros diseños que a primera vista dan cuenta de que se trata de arte mexicano.

En adelante, agregó Pérez, se prevé el crecimiento en la oferta con la producción de bolsas, zapatos y otros artículos, todos, elaborados con insumos mexicanos, en la actualidad, la firma da trabajo a 45 mexicanos.

A su vez, abundó que en el mundo existen pocos países con la enorme diversidad cultural de México, con representaciones gráficas e íconos que permiten crear arte a través de las raíces ancestrales mexicanas, así, se trata de arte étnico, arte popular y algunas parodias.

En su oportunidad, el gerente de área de diseño de la firma, Luis Enrique Torres, detalló a Notimex que el diseño plasmado en los artículos es resultado de extensas investigaciones de historias y leyendas mexicanas así como de personajes, animales y objetos que forman parte del inconsciente colectivo mexicano.

Una vez que se tiene el personaje o imagen a trabajar, se comienza con la elaboración del mismo; así, añadió que desde que nace la idea hasta ver un producto terminado han de pasar entre una semana, hasta uno o dos meses.

De lo que se trata, expuso, es que mediante un diseño las personas sientan interés en conocer más acerca de sus raíces, “no simplemente estamos sacando algo bonito, sino algo que pueda comunicar quiénes somos, quiénes fuimos, de dónde venimos y lo que estamos haciendo como mexicanos”.