La jefa delegacional en Iztapalapa, Dione Anguiano Flores, participó en el Foro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México 2018, en el que se pronunció a favor de la reelección y propuso soluciones regionales a los problemas de la demarcación.

La funcionaria local centró su participación en dos temas, la disparidad en la distribución presupuestal entre gobiernos locales y estatales, así como la desigualdad en la prestación de servicios federales a municipios y delegaciones como Iztapalapa.

“Las delegaciones tenemos pocas facultades en muchas materias, en Iztapalapa un problema esencial es que somos más grandes que 12 estados y mientras Querétaro recibe 36 mil millones de pesos de presupuesto federal, nosotros sólo cuatro mil millones”, cuando esa entidad y la demarcación capitalina tienen similitud en cuanto a población.

Anguiano Flores hizo hincapié en que los problemas de los gobiernos locales, en algunas ocasiones, escapan a las facultades con las que éstos cuentan. Puso como ejemplo la distribución de agua en Iztapalapa y en toda la Ciudad de México, cuyo abasto depende del gobierno federal.

“El agua está federalizada, depende de la Conagua y del Sistema de Aguas; pero quienes respondemos socialmente al problema somos las delegaciones”, pues es a la primera instancia a la que llega la demanda de soluciones, enfatizó durante su participación en el panel “Impulsar el Desarrollo de las Regiones: Hacia un Federalismo Eficaz y Transparente”, del Foro efectuado en el Centro Banamex de la Ciudad de México.

Criticó la discriminación que sufre Iztapalapa en materia hidráulica. Afirmó que la mayor parte del agua que reciben los habitantes de la demarcación proviene de 78 pozos de extracción, “mismos que ya no producen lo que deberían, lo que nos obliga a repartir el agua hasta en mil 300 viajes de pipas al día”.

En su opinión, “Iztapalapa había sido el traspatio de la Ciudad de México”, en referencia al olvido en el mantenimiento de la infraestructura y equipamiento de agua potable y drenaje, por lo que el retraso en el mantenimiento de esos sistemas necesitaría una inversión de dos mil 300 millones de pesos.

En contraste, resaltó el potencial de la demarcación que dirige. Es la delegación con más pequeñas y medianas empresas en toda la Ciudad de México, con más de 80 mil microempresas; asimismo “somos sede de la Central de Abasto y la Nueva Viga, dos de los centros comerciales más productivos del país”, subrayó.

Respecto de la posibilidad planteada por el moderador de que exista la reelección en gobiernos locales de la Ciudad de México, expresó su respaldo, por considerar que sería un ejercicio que permite planear a futuro, contar con más tiempo para culminar los proyectos y convencer al electorado.

La delegada propuso como solución a la disparidad que ejerce la federación, la atención de problemáticas con objetivos regionales y una visión metropolitana, en la que se incluya al mundo empresarial y a la sociedad civil.

En el panel también participaron el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena; el presidente municipal de Nezahualcóyotl, Juan Hugo de la Rosa; el jefe de la Unidad de Políticas Regionales y Rurales de la OCDE, Enrique Garcilazo; la investigadora ssociada de México Evalúa, Eréndira Avendaño, así como la coordinadora general académica, Laura Flamand, y la profesora investigadora, Melina Altamirano, ambas de El Colegio de México.