El fenómeno migratorio, que representa 150 mil personas al año, tiende al alza en México, por lo cual amerita políticas eficaces de atención en México, principalmente en el entorno de endurecimiento que se da en Estados Unidos, consideraron especialistas en el tema.

En el marco del Foro sobre Migrantes, Refugiados y Derechos Humanos, representantes de Amnistía Internacional, casas de migrantes y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos sostuvieron que la migración debe analizarse desde una visión social, más que de seguridad.

Madeleine Penman, investigadora y abogada de Amnistía Internacional señaló que México, como país de migrantes, a través de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) tiene “una responsabilidad muy importante”, en atender la situación en el caso.

“Es un país que cada vez más está recibiendo solicitudes de asilo, el año pasado recibió más de 14 mil ante la Comar, este es un número inédito, y muchas veces los migrantes desconocen sus garantías y derechos cuando son deportados a sus países de origen", dijo.

Expuso que aun y cuando las detenciones de indocumentados que viajan hacia Estados Unidos han disminuido, esto obliga a migrantes a tomar rutas más peligrosas o quedar a expensas de bandas delictivas.

“El endurecimiento de Estados Unidos no es alentador y en Aministía Internacional opinamos que México puede poner el ejemplo, tiene la posibilidad y oportunidad de ser un país vanguardista de protección de migrantes y lo ha sido, durante otras épocas”, mencionó Penman.

En tanto, Mateo Lucas, del Centro de Derechos Humanos “Fray Matías de Córdova”, en Tapachula, Chiapas, expuso que ahí reciben de 30 a 40 migrantes diarios, aunque la cifra está aumentando y no tienen capacidad para atenderlos, por lo que es vital fortalecer la labor de la Comar.

La migración “es un tema que se debe discutir para redes de alianza y para una atención integral del Estado”, toda vez que “es una forma de vida”.

Norma Romero Vázquez, líder de Las Patronas, grupo de voluntarias asentadas en Amatlán de los Reyes, Veracruz, señaló que ha sido un esfuerzo de 23 años, “apoyando a todos nuestros hermanos que cruzan por nuestro país”.

“Nos sentimos muy contentas, pero sobre todo, muy satisfechas de poder servir al hermano y poder decir que encontrarle una razón a nuestras vidas, saber que no solamente es tener solución, es poner ganas de cambiar y apoyar a estas personas”, manifestó.

“No ponemos límites, no decimos no al compromiso, en estos 23 años nos hemos sentido muy contentas, nunca hemos pensado en dejar este trabajo… a través de los hermanos migrantes hemos encontrado lo que es servir, lo que es solidarizarnos y sobre todo, poder trabajar en equipo”, manifestó.

“Invito a todos ustedes a que nos unamos a trabajar, a las organizaciones aquí presentes también, para poder hacer un trabajo en equipo, cambiar sobre todo Monterrey, que es un paso muy importante para todos los hermanos migrantes que llegan aquí”, añadió la líder de Las Patronas.

Víctor Palacios Garza, segundo visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Nuevo León (CEDH), consideró importante reforzar políticas públicas, con buenas leyes y protocolos.

Señaló que las estimaciones son de 150 mil migrantes que cruzan territorio mexicano al año, pero con frecuencia se desconoce a dónde van o quedan.

En tal virtud, se hace necesario emprender acciones gubernamentales que garanticen el respeto y derechos de estas personas que por causas diversas abandonan sus países en búsqueda de mejores condiciones de vida, remarcó.