Con el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés), firmado la semana pasada en Chile, México se consolida como un destino de inversión para los mercados más importantes del mundo, afirmó el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez.

Expuso que el acuerdo comercial dará a México la oportunidad de elevar el Producto Interno Bruto (PIB) en un punto porcentual para 2030, toda vez que profundizará el intercambio comercial en los sectores agroindustrial, automotriz, eléctrico, farmacéutico y textil, entre otros.

En rueda de prensa en la residencia oficial de Los Pinos, el funcionario enfatizó que con este instrumento se establece la zona de libre comercio más amplia del planeta y el tercer bloque comercial más importante a nivel global.

Esto después de que los 11 países integrantes -Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Malasia, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam y México- signaron el acuerdo comercial el pasado jueves y luego de que Estados Unidos decidiera salirse del llamado Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) hace más de un año, apuntó.

Dijo que las economías de dichas naciones suman 13.5 por ciento del PIB mundial y representa un mercado de 500 millones de consumidores, lo que abre una ventana de oportunidades sin precedentes para las 11 naciones.

El titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, explicó en la rueda de prensa que el CPTPP incorpora el contenido del TPP original, cuyo texto no sufrió cambio alguno, con excepción de una lista de 22 disposiciones que quedaron suspendidas.

Señaló que los productos mexicanos tendrán acceso a seis nuevos mercados -Australia, Brunei, Darussalam, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam- y que en conjunto suman 155 millones de consumidores potenciales.

Sin embargo, dejó en claro que el equipo mexicano planteó cuatro condiciones fundamentales para avanzar el cierre del acuerdo comercial, sin Estados Unidos, y detalló que éste pidió no dar un paso atrás en el proceso de acceso a mercados, lo cual permite a México intercambiar productos agroalimentarios con Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

De las 22 disposiciones que quedaron suspendidas y acordadas y de interés del vecino país del norte en materia de propiedad intelectual, indicó, la mitad fue de propuestas mexicanas.

También se solicitó cambiar la cláusula de arranque del nuevo tratado, a fin de que no estuviera sujeta a la dispuesta por Estados Unidos en un principio, y que Canadá y México estuvieran en la recta final de acuerdo entre los 11 países, comentó.

“México no podría formar parte de un acuerdo ante la ausencia de Canadá, pues sería poco entendible que nuestro socio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en algún momento no fuera parte de la nueva integración”, refirió.

Con ello, acotó Guajardo Villarreal, México logró liberar 90 por ciento en desgravación inmediata para sus exportaciones hacia las otras 10 naciones, 9.0 por ciento de desgravación de cinco a 15 años y 1.0 por ciento en concesiones de cuotas parciales o exclusiones.

En las importaciones mexicanas se otorgó sólo 77 por ciento inmediato, 20 por ciento a 10 o 15 años, y 1.0 por ciento en concesiones parciales en el caso de lácteos o azúcar, expuso.

Mencionó que el CPTPP también permitirá a México profundizar el acceso al mercado agroalimentario de Japón, al intercambio de productos cárnicos y avícolas con Vietnam y Malasia y la posibilidad de consolidar las preferencias arancelarias con Canadá, Chile y Perú.

Pero, dijo, el nuevo TPP está abierto a la incorporación a todos los países del hemisferio occidental e incluso para Estados Unidos.

“Aparte de su valor por el acceso a mercados, tiene un valor geopolítico estratégico porque en cualquier momento, en el corto o mediano plazo, la incorporación de Estados Unidos es algo que no se puede descartar”, destacó el funcionario.

Se espera que el texto sea enviado por el Ejecutivo federal al Senado de la República en este mes de marzo, para su análisis y aprobación.