El ministro de Hacienda de Reino Unido, Philip Hammond, ajustó hoy al alza el pronóstico de crecimiento para este año, estimado en 1.5 por ciento, en lugar del 1.4 por ciento anunciado en noviembre pasado, mientras la OCDE señaló que será el menor en Europa.

El ministro Hammond aseguró que la economía se está recuperando de la crisis financiera mundial de 2008.

“Esta es la primera caída de la deuda en 17 años, un momento decisivo en la recuperación nacional de la crisis financiera de hace una década”,  indicó el funcionario, quien agregó que Gran Bretaña está listo para “competir en el escenario mundial” y confió en que podrán vencer la predicción de 2018.

“Lo hicimos en 2017. Vamos a hacerlo otra vez”, dijo optimista.

Mientras que el ministro presentaba la llamada Declaración de Primavera en la que delinea las políticas económicas, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) publicó sus estimaciones de crecimiento en París, Francia.

Reino Unido crecerá menos que sus vecinos europeos: Alemania (2.4 por ciento), Francia (2.2 por ciento) e Italia (1.5 por ciento) y se ubica en el último lugar de los países más industrializados del Grupo de los 20 (G-20).

Además el ritmo de crecimiento después de su salida de la Unión Europea -programada para marzo de 2019- será mucho menor que las naciones del G-20.