Al menos 100 civiles lograron hoy salir del enclave rebelde sirio de Ghouta Oriental a bordo de dos autobuses, a través del corredor humanitario del campo de refugiados palestinos de Al Wafidín, gracias a un acuerdo entre el Ejército ruso y los combatientes opositores.

Las fuerzas armadas sirias fueron las encargadas de garantizar la seguridad de los evacuados, en su mayoría mujeres, niños, ancianos y heridos, que fueron traslados al centro de acogida de Al Dueir, según fuentes militares citadas por la televisión estatal siria.

La salida de los civiles de Ghouta Oriental fue resultado de las conversaciones entre el Centro Ruso para la Reconciliación de Siria y los líderes de los grupos armados ilegales del enclave, informó el jefe de este organismo, el general Yuri Yevtushenko.

En su cuenta de Twitter, la Media Luna Roja Siria destacó que sus equipos están llevando a cabo su “deber humanitario” proporcionando servicios a las familias que están saliendo de Ghouta Oriental.

El paso de Al Wadidín es el principal punto de paso entre Ghouta Oriental y Damasco y se ubica en el noreste de Duma, la ciudad más grande del enclave rebelde sirio.

Se trata de la tercera evacuación de civiles desde hace dos semanas, cuando l Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó una resolución en la que exige un cese al fuego de 30 días en toda Siria, seguida por la pausa humanitaria de cinco horas diarias establecida en Ghouta Oriental por Rusia.

Al menos 52 personas abandonaron la madrugada del 11 de marzo la localidad de Al Mesraba y al día siguiente otros 76 civiles salieron de la región.

Ghouta Oriental es blanco de bombardeos sirios desde el 18 de febrero, seguida de una ofensiva terrestre una semana después, los cuales han dejado al menos mil 185 muertos, entre ellos 244 menores de edad y 164 mujeres, además de cerca de cinco mil heridos.

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado la drástica situación humanitaria y médica en Ghouta Oriental, donde casi 400 mil habitantes sitiados por las fuerzas sirias desde 2013 sufren de aguda escasez de alimentos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) publicó la víspera, tres días antes de cumplirse siete años del inicio del conflicto sirio, que más de 510 mil personas han muerto, incluidos unos 106 mil civiles, desde el 15 de marzo de 2011.