Las más de 100 modificaciones previstas para el proyecto del Programa General de Desarrollo Urbano capitalino no tienen ningún tinte político ni pretende "enmendarle la página" al gobierno de la Ciudad de México, afirmó la asambleísta Margarita Martínez Fisher.

La presidenta de la Comisión de Infraestructura Urbana de la Asamblea Legislativa comentó que dado que están al final de la actual legislatura, habría que esperar si hay tiempo para que el gobierno devuelva el proyecto del programa con las observaciones.

En todo caso, dijo, caminaríamos hacia un documento transitorio mientras entre en vigor la nueva constitución y se instale el próximo Congreso de la Ciudad de México, así como el nuevo Instituto de Planeación de esta capital.

Martínez Fisher rechazó que la cancelación de la sesión de comisiones unidas que se llevaría a cabo este martes para dictaminar el rechazo del Programa General de Desarrollo Urbano signifique que haya marcha atrás "o que se trate de un manotazo" para impedirlo.

Al adelantar que será mañana cuando se dictamine, la legisladorta local aseguró que existe consenso entre los grupos parlamentarios para regresar el documento al gobierno capitalino, particularmente a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi).

Argumentó que se trata de observaciones razonables, que benefician a la sociedad, por lo que negó que haya un interés de frenar este proceso.

En ese sentido confió que el gobierno capitalino recibirá con ánimo constructivo las observaciones que no son otra cosa que la voz de los ciudadanos, para darle un cauce de transparencia y seguridad jurídica.

Llamó a todos los grupos parlamentarios a no politizar este tema o utilizarlo como bandera electoral porque se trata de un proyecto que, en términos legales cumple con el procedimiento e indispensable para ordenar al crecimiento urbano de la capital.

Indicó que en el programa se deben solventar los estragos que generó el sismo del 19 de septiembre, que obviamente no estaban contemplados en la iniciativa del gobierno capitalino, ya que se presentó en 2016.