La Coordinación para la Atención de la Niñez Indígena y Migrante de Baja California Sur reabrió dos centros educativos en el municipio de Comondú, en donde se atiende aproximadamente a 35 niños de jornaleros agrícolas.

Jorge Espinoza Hernández, titular de esta modalidad educativa dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP) estatal, informó que la intención es ofrecer una mejor atención a este sector de la población escolar.

En un comunicado, indicó que la dependencia a su cargo trabaja de forma conjunta con el Programa de Escuelas de Tiempo Completo para beneficiar a siete escuelas migrantes de nivel preescolar, primaria y secundaria, ubicadas en los cinco municipios.

El funcionario estatal dijo que las familias migrantes llegan a la entidad con la finalidad de mejorar las condiciones de vida, por lo que el sistema educativo sudcaliforniano efectúa acciones encaminadas a mejorar el servicio.

También, para entablar convenios con las empresas agrícolas que son responsables de los trabajadores, quienes contribuyen a que los niños y niñas adquieran una formación académica que les permita avanzar y desarrollarse en la sociedad.

Espinoza Hernández mencionó que, como parte del plan anual de trabajo, se preparan las acciones a desarrollar con fecha tentativa para septiembre próximo.

En ese mes, dijo, se prevé el próximo Congreso Nacional Migrante del cual Baja California Sur será sede y recibirá a docentes, coordinadores y personal de inclusión y equidad educativa de los 31 estados del país.