Los secretarios de Finanzas y de Gobierno de la Ciudad de México, Edgar Amador Zamora y José Ramón Amieva Gálvez, respectivamente, presentaron a la Comisión de Derechos Humanos capitalina un informe sobre las donaciones recibidas para la reconstrucción, luego del sismo del 19 de septiembre pasado.

El compromiso es transparentar no sólo los donativos sino todo el gasto destinado a reconstrucción, explicaron los funcionarios luego de que el organismo capitalino se pronunció el pasado domingo por mayor transparencia en el manejo de dichos recursos.

Amador Zamora detalló que la Ciudad de México recibió 25 millones 380 mil pesos en donativos, de los cuales 20 millones fueron de Wal-Mart, y que fueron utilizados por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) en un programa diseñado para atender a los damnificados de Xochimilco.

Refirió que en el programa, la Fundación Slim puso un peso por cada peso donado, con lo que se juntaron 44 millones, lo que permitió que las casas que iban a ser construidas de 40 metros cuadrados, ahora serán de 80.

Precisó que los cinco millones 380 mil pesos restantes provienen de varios donativos, básicamente de los trabajadores del gobierno de la Ciudad de México que aportaron a una subcuenta de Scotiabank.

El funcionario destacó que el gobierno local construyó un ahorro durante la administración, producto de los remanentes de los ejercicios presupuestales de la gestión.

“En el momento de la contingencia contábamos con nueve mil 450 millones de pesos destinados a atender dos tipos de contingencias: fiscales y naturales. Desgraciadamente tuvimos que activarla para atender la contingencia natural. Hasta el momento se han activado cinco mil 920 millones de pesos entre 2017 y 2018 de este Fondo”, apuntó.

Indicó que cuando la sociedad empezó a preguntar dónde depositar los donativos, se abrió una subcuenta dentro de este fideicomiso, el cual se tiene un micrositio con los estados de cuenta, decisiones del Comité y los intereses de los cinco millones 380 mil pesos recibidos hasta ahora.

Amieva Gálvez aseguró por su parte que desde el primer día se generó una página en la que se determinaba el donante, la donación y el destino de su apoyo.

Señaló que para 2018 hay 465 relojes, 166 de ellos finos, y productos de decomisados que no acreditan su prodcedencia legal y que se serán puestos a subasta, con el apoyo de Monte Pío Luz Avignon, o vendidos en las tiendas de Monte Pío.

Además, apuntó el secretario de Gobierno, la Asamblea Legislativa local tiene una cantidad asignada para la reconstrucción de aproximadamente seis mil 800 millones de pesos.

A su vez, la presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, resaltó la importancia de que los recursos sean públicos, no para el organismo que dirige, sino para todos los que habitan en esta capital.

“La solicitud era la transparencia. Hay cosas que ya estaban en curso. Creo que con esto no damos por cerrado, empezamos. Seguimos. Damos continuidad al compromiso de transparencia", agregó.