El vicepresidente de Colombia, Óscar Naranjo, presentará este miércoles en Viena una propuesta multidimensional para la lucha contra las drogas, en la que se tiene en cuenta otras variables como las sintéticas, un negocio que crece más aceleradamente que la propia cocaína.

Naranjo, quien fue director general de la Policía Nacional de Colombia y es reconocido a nivel mundial por dirigir la lucha frontal contra el narcotráfico, que logró desarticular los grandes cárteles de la droga en los años 90, fue invitado a Viena por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

“Estaremos el 14 de marzo en Viena para promover, ante la comisión de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, un enfoque multidimensional en este tema de drogas”, explicó Naranjo durante un encuentro con la prensa extranjera.

Para el vicepresidente, es injusto que la guerra contra el narcotráfico “se haya perdido o no se mida en estadios de cocaína producida. Estamos diciendo que la medición país a país se debe analizar sobre distintas variables”.

Una primera variable es su voluntad política para luchar contra este flagelo, y sus “políticas públicas deben reflejar esa decisión, con instituciones capaces de ejecutarlas” y otras de las variables son la eficacia de las acciones diseñadas por las propias instituciones.

El nivel de gobernabilidad democrática, de corrupción y de violencia en cada país, son otras de las variables que se deben tener en este enfoque multidimensional que Colombia está empezando a promover tanto a nivel nacional, como internacional.

Naranjo llamó la atención que la lupa en la lucha contra el narcotráfico no está puesta en algunos países de América Latina, donde el fenómeno crece, "pero nadie habla de ellos. Hay Estados (en la región) que están jalando la demanda, y pasan desapercibidos".

“Hay otras naciones con altos niveles de violencia y donde hay una especie de silencio alrededor del narcotráfico”, resaltó el vicepresidente, quien es una autoridad mundial en diseñar estrategias en la lucha contra el narcotráfico.

En su opinión, la “historia triste de Colombia es que si no hubiéramos enfrentado con fuerza al narcotráfico, aquí todo el mundo estaría en la zona de confort y no matarían policías, jueces, fiscales por combatir las drogas”.

“Un enfoque multidimensional es necesario hoy para avanzar en la lucha contra el narcotráfico”, dijo al tiempo que enfatizó en la necesidad de aprender cómo se están presentando las nuevas tendencias de consumo en el mundo.

Es “verdad que las drogas naturales están haciendo mucho daño, pero es verdad que los fármacos y las drogas sintéticas están produciendo más daño”, anotó.

“Cuando se analizan realidades cercanas públicas, como el hecho que en Estados Unidos hayan fallecido por sobredosis cerca de 82 mil norteamericanos. Esto no es cocaína, no es droga natural, esto es droga sintética”, apuntó.

Naranjo sostuvo que los Estados en particular y la comunidad internacional en general tienen la obligación de repensar la estrategia en la lucha global contra las drogas naturales como las sintéticas, que cada día aumenta en los mercados.

En el caso colombiano -ahondó- “repensarlo supone poner en una balanza nuestras políticas para contener la oferta de drogas a gran escala, y fundamentalmente en estos tiempos, tener una política de atención y prevención al consumidor”.

“Nosotros ya no somos un consumidor bajo de narcóticos, somos intermedio, con una tragedia en la calle enorme que debemos atender”, advirtió el vicepresidente, convencido que este enfoque multidimensional puede ser muy renovador en la lucha global contra las drogas.