La Bolsa de Valores de Tokio cerró al alza este martes por cuarto día consecutivo, debido a que un yen débil que desencadenó una ola de compras, compensando la debilidad de las siderúrgicas y las automotrices afectadas por las preocupaciones sobre los aranceles de Estados Unidos sobre el acero y el aluminio.

Al principio la sesión se había caracterizado por ir a la baja, pero al final se recuperó cuando se dieron compras ante la repentina baja del yen frente al dólar, sin embargo se mantuvo la cautela ante un escándalo que involucra al primer ministro de Japón.

El índice de referencia Nikkei de 225 emisiones subió 144.07 puntos, 0.66 por ciento, para cerrar en 21 mil 968.20 enteros.

La incertidumbre política en Japón en medio de acusaciones de amiguismo contra el primer ministro Shinzo Abe llevó a la compra del yen como un activo de refugio seguro, a su vez pesando sobre las acciones, indicaron los operadores.

Pero las acciones se recuperaron de las pérdidas, lideradas por el sector tecnológico, ya que el yen detuvo su apreciación frente al dólar estadunidense.

El dólar se mantuvo abajo de los 106 yenes debido al escándalo político que envuelve al gobierno del primer ministro japonés, Shinzo Abe, que generó dudas sobre su capacidad para continuar aplicando sus políticas económicas, incluida la flexibilización monetaria.

"La desventaja del mercado fue sólida", señaló Kazuhiro Takahashi, estratega senior de Daiwa Securities, quien agregó que mientras la incertidumbre política interna no conduzca a una compra de yenes acelerada, su impacto en el mercado bursátil sería limitado teniendo en cuenta las ganancias corporativas sólidas.

"Esperamos que el Nikkei no tarde demasiado en recuperarse al nivel de 22 mil", detalló Takahashi.

"Teniendo en cuenta lo que está sucediendo en el mundo, tenemos fricciones comerciales, tenemos a Corea del Norte, en el contexto de todo, lo que está pasando en Japón es insignificante", sostuvo Nader Naeimi, jefe de mercados dinámicos de AMP Capital Investors en Sydney.

En declaraciones a Bloomberg TV, Naeimi detalló que esperaba que el yen se debilitara antes de comenzar a consolidarse nuevamente.

En tanto, la Primera Sección del Indice de Precios (Topix) ganó 9.73 puntos y se ubicó en mil 751.03 unidades, mientras la Segunda Sección subió 53.37 puntos y se colocó en siete mil 366.06 unidades.

Los mercados bursátiles de China rompieron este martes una racha positiva de tres días y terminaron a la baja, abatidas por las acciones de salud y de consumo, mientras se analiza sobre el impacto de la remodelación gubernamental.

China fusionará sus reguladores bancarios y de seguros y otorgará nuevos poderes a los organismos de formulación de políticas, como el banco central, en la reorganización gubernamental más grande realizada en décadas.

La modernización es una piedra angular de la agenda del presidente Xi Jinping para colocar al liderazgo del Partido Comunista en el centro de la política con el propio mandatario en el centro del partido.

El Shanghai Composite Index registró una baja de 16.46 puntos (0.49 por ciento) para cerrar en tres mil 310.24 unidades.

A su vez, el Shenzhen Component perdió 84.86 puntos (0.75 por ciento) para ubicarse en 11 mil 241.41 unidades, informó la agencia Xinhua.