El periodista Miguel de la Cruz Juárez consideró que el periodismo cultural mexicano tiene el gran reto de ser capaz de mantenerse como un factor que genere emociones  e interés por la cultura en una sociedad que cada vez se vuelve más digitalizada.

El comunicador, con más de 30 años de ejercicio laboral, recibió en esta ciudad el “Premio Nacional de Periodismo Cultural” que por primera vez de otorga en el marco de las actividades de la Feria Internacional de la Lectura de Yucatán que se realiza en el Centro de Convenciones Siglo XXI de esta ciudad.

Durante su discurso, explicó que a lo largo de su carrera ha entendido que  la cultura es el proceso para satisfacer necesidades.

“Es algo muy lejano de esa idea de que culto es aquel que sabe de arte, es pero no solo eso es ser culto, es mucho más”, enfatizó.

Con el tiempo, destacó, “he entendido que la necesidad de emocionarse también es básica, como la necesidad de pensar, y aunque es una necesidad que no se anuncia como el hambre, el cansancio o el deseo, no duele, quizá solo incomode o provoque una sensación extraña, ahí está esa necesidad”.

Es un hecho que para sentirse vivos, las personas también necesitan emocionarse y quienes hacen periodismo cultural tienen que adaptarse al proceso de cambio que ha traído el mundo digital, resaltó.

La gente asiste al cine o al teatro, “vamos para emocionarnos, por eso escuchamos música, por eso nos contamos chistes, quizá cada vez menos, ahora la necesidad de hilaridad se satisface con memes en las redes sociales”.

“La red es un gran proveedor de emociones, ahí está el motivo del enojo, la risa, ciertas reflexiones, el miedo, la indignación y ahí también tiene que estar presente el periodismo cultural”, destacó.

El premio le fue entregado por el rector de la Universidad Nacional Autónoma de Yucatán, José de Jesús Williams, y por el director de la FILEY, Rodolfo Cobos Argüelles, así como autoridades estatales y académicas, entre otros.

De la Cruz Juárez es considerado un precursor de la divulgación cultural a nivel nacional e internacional a través de Canal Once del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Se inició en los medios de comunicación en 1988 como asistente de producción del programa "El gran premio de los 64 mil pesos", conducido por Pedro Ferriz Santa Cruz.