Funcionarios de la Policía Federal de México, del Ministerio de Gobernación de Guatemala y de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) estudiarán esta semana medidas para reducir el riesgo de crímenes por computadora contra la niñez.

El embajador mexicano en Guatemala, Luis Manuel López Moreno, inauguró las sesiones del Taller de Prevención de Cibercrimen y Delitos en Contra de la Niñez, que se efectuarán en el Auditorio Luis Cardoza y Aragón de la sede diplomática.

López Moreno destacó la cooperación institucional y los esfuerzos conjuntos de México, Guatemala, Canadá y Naciones Unidas para forjar estrategias que protejan a la población más vulnerables, en particular los menores.

El taller, financiado por la cooperación canadiense, es conducido por expertos de la División Científica de la Policía Federal mexicana, institución asignada a la Agregaduría para Centroamérica.

El representante de la Oficina en Guatemala de la UNODC, Enrique Marín, expuso a su vez la relevancia de contar con normativas que regulen el ciberespacio y fortalezcan los protocolos de seguridad para proteger a la niñez.

Autoridades guatemaltecas trabajan en la prevención del cibercrimen, en especial el que afecta a los menores, por medio de una Estrategia Nacional de Ciberseguridad que se impulsa con el respaldo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Este tipo de mecanismos de ciberseguridad datan de una década en América Latina y están asociados a la expansión y mayor acceso al ciberespacio en la región, según la OEA.

Con apoyo de la OEA, se ha elaborado la Estrategia Nacional de Ciberseguridad para ocho países latinoamericanos, entre ellos Colombia, que la adoptó en 2011, Panamá, Trinidad y Tobago, Jamaica y Paraguay.  Chile, Costa Rica y México adoptaron el mecanismo en 2017.