La consejera del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes del Valle, indicó que para mejorar el aprendizaje de los alumnos indígenas es imprescindible contar con docentes y directores escolares altamente calificados.

“Hemos hecho poco para darle un enfoque intercultural y bilingüe a la enseñanza, lo que ha restado significado y relevancia a la que reciben 3.9 millones de niños, niñas y adolescentes indígenas en el país”, expresó.

Al comentar el libro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), titulado Getting it Right, una agenda estratégica para las Reformas en México, en el Foro OCDE México 2018, un futuro con crecimiento e inclusión, agregó que también se requieren libros de texto y materiales en lengua indígena, así como una educación culturalmente relevante.

Al referirse al contenido del documento, expresó que comparte el énfasis que éste hace en potenciar el rendimiento educativo de los estudiantes de diferentes orígenes y en propiciar educación de calidad en las escuelas de distintos tipos.

En un comunicado, Schmelkes del Valle dijo que, si bien le parece importante lograr lo que se llama “adaptabilidad” a la fuerza laboral, lo consideró muy limitado como propósito de la educación, pues ésta también puede proponerse transformar el mercado de trabajo y no solo la adaptación.

Indicó que la repercusión de la educación sobre el empleo es muy importante, pero que no es, en forma alguna, su único propósito, pues en el caso de México (y de otros países) es igualmente relevante la educación para la interculturalidad y para la paz.

Señaló que el documento Getting it Right pone el dedo en el renglón de la inequidad, ya que en México ha hecho falta una política de equidad educativa, la pobreza de la población coincide con la pobreza de la oferta educativa que proporciona el Estado, lo que ha conducido a que se tenga una oferta educativa pobre para poblaciones pobres.

“Hemos hecho poco para darle un enfoque intercultural y bilingüe a la enseñanza, lo que le ha restado significado y relevancia a la que reciben los 3.9 millones de niños, niñas y adolescentes indígenas en el país”, dijo.

En esta reunión organizada en el Centro Banamex, la consejera del INEE dijo que una agenda política para la equidad implica un presupuesto equitativo y seguir contando con los mejores maestros en las escuelas.

Así como asegurar una atención en la lengua propia y respetuosa de la cultura de las poblaciones indígenas en todos los niveles educativos, así como desarrollar una mesoestructura altamente capacitada de apoyo pedagógico a la escuela.

Al referirse a una agenda política para la calidad educativa, dijo que hay un buen avance en el Nuevo Modelo Educativo, sobre todo en el componente curricular para atender las habilidades fundamentales para el México del futuro.

Hay aspectos a los que se les debe dar más importancia de la que aparece en el currículum. “Me refiero a la educación intercultural que se menciona pero no se desarrolla y que es una de las habilidades para el Siglo XXI aceptadas ya a nivel mundial, porque conduce al respeto de los diferentes y combate el racismo.

Finalmente, aseveró que nada de lo anterior será posible si no se articula bien y se fortalece una política de profesionalización docente que comience con una reforma integral de la formación inicial y continua, auxiliada por una evaluación que conduzca a una carrera docente fincada en conocimientos y habilidades para mejorar los aprendizajes.