En lugar de sólo contar los días para que llegue la siguiente quincena, existen medidas que se pueden tomar para tener unas finanzas más saludables y evitarte el estrés de quedarse sin dinero, señaló la empresa Yapp.

De acuerdo con un comunicado de la startup de préstamos en línea, es necesario reconocer algunos de los riesgos financieros que impiden llegar "sanos y salvos" a la siguiente quincena.  

Al referir que según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, más de 48 millones de adultos en México no llevan un registro de sus gastos y más de 17 millones no ahorran de forma regular, Yapp recordó que una cartera llena de dinero en efectivo es el peor enemigo, pues se vive con la tentación de gastarlo.

Además, señaló, siempre existe el riesgo de perderlo o sufrir un asalto, lo mejor sería llevar 500 o hasta mil pesos en caso de que no haya terminal para hacer el pago con tarjeta.

Asimismo, sugirió identificar qué día se paga la renta, los servicios básicos, así como aplicaciones de streaming, y verificar cuánto se destina a transporte o gasolina.

Otra situación son los gastos hormiga, estos que son imperceptibles, pero que si se suman al final de la quincena consumen gran parte del sueldo.

Esas compras insignificantes y aparentemente inofensivas se comen alrededor de 12 por ciento del salario de los mexicanos al mes, por lo que antes de gastar más de 300 pesos en una sola comida, se debe analizar cuáles son los gastos de la quincena, como la renta o Internet, o liquidar algún préstamo que se solicitó la última vez que la quincena no rindió.

Al señalar que se pueden identificar los gastos innecesarios, propuso hacer una lista de prioridades y de los artículos en los que se gasta regularmente, pero que no son indispensables, y asignar una cantidad a cada una de ellos y ver de cuánto dinero se dispone a la quincena. "Al final se observará cuánto se está gastando de más y decidir de qué se puede prescindir", indicó.

En su opinión, otro de los puntos importantes es el no saber distinguir entre gustos y necesidades, porque muchas de las veces la “prioridades” están distorsionadas y se pierde la noción de lo que en realidad es necesario. "Se opta por realizar compras innecesarias en lugar de apartar previamente el dinero que se necesita".

Dijo que una alternativa es separar en sobres los gastos inevitables, como la renta, servicios, transporte y tarjetas de crédito, y destinar una parte a gastos de entretenimiento y procurar no gastar más de lo presupuestado.

Sobre el uso de la tarjeta de crédito, añadió que se debe procurar en artículos necesarios, pero que quizá no se puedan pagar de manera inmediata, así como usar los meses sin intereses en favor del usuario y no dejar de lado que con lo que se gana, se puede cubrir la deuda y no generar otras.