Depredadores sexuales se hacen pasar por conductores de Uber y Lyft y cazan a sus víctimas cuando salen solas de centros nocturnos, advirtieron hoy autoridades policiacas de Los Ángeles.

El modus operandi de los criminales es acercar su vehículo a mujeres solas y les preguntan que si pidieron un automóvil por los servicios de Uber o Lyft, y como muchas mujeres salen después de beber alcohol, muchas no se dan cuenta de su peligro, se advirtió.

Los depredadores sexuales se hacen pasar por conductores contratados y atacan a mujeres que salen de bares y clubes populares del sur de California, alertó la policía, en un número que está creciendo de forma espiral.

En enero del año pasado una mujer se subió a un auto en el que ella pensó era un servicio Uber cuando se encontraba afuera de un club nocturno de Hollywood, en un tramo bullicioso del Cahuenga Boulevard.

Pero en lugar de llevarla a su casa, las autoridades indicaron que el hombre detrás del volante la llevó a un área aislada y la agredió sexualmente de forma repetida.

Los fiscales del condado de Los Ángeles acusaron el martes a Nicolás Morales, de 44 años de edad, de violar a siete mujeres mientras se hacía pasar por conductor de un servicio de transporte.

Las autoridades afirman que además de atacar Hollywood, el hombre también operó en Alhambra, Beverly Hills y West Hollywood, entre octubre de 2016 y enero de 2018.

Las autoridades dijeron que lidian con una serie de casos de agresión sexual en los que los atacantes simulan ser conductores para atraer a las mujeres a sus vehículos.

Cuando los clientes piden un Uber o Lyft, es posible que no presten atención al tipo de vehículo que envía el servicio y acaben saltando al primer automóvil que los detiene, dijeron.

"Estos depredadores manejan en áreas donde hay clubes nocturnos y se aprovechan de víctimas intoxicadas o personas que perciben como intoxicadas".

El capitán de homicidios de la policía de Los Ángeles, Bill Hayes, dijo que el depredador acostumbra la pregunta. "¿Llamaron a un Uber ? Y cuando la víctima se sube al vehículo, no se dan cuenta de que no es a quien llamaron".

Esto se ha convertido en un problema en las ciudades de todo el país. En el área de Los Ángeles, algunos depredadores han atacado las áreas con clubes nocturnos y bares.

La policía de Beverly Hills arrestó a Carlos Pichinte, de 40 años, de Los Ángeles, por supuestamente hacerse pasar por conductor de una compañía que viajaba en auto. Las autoridades lo acusan de hacerse pasar por un conductor de Uber.

Este sujeto recogió a una mujer en West Hollywood y la llevó a Beverly Hills, donde la violó, dijo la policía. Pichinte ahora enfrenta cargos de secuestro y violación.

Los depredadores sexuales "están explotando un nuevo modo de viajar", dijo Gail Abarbanel, fundadora y directora del Centro de Tratamiento de Violaciones de Santa Mónica en el Centro Médico de Santa Mónica-UCLA.

Instó a los clientes que llegaban en automóvil a revisar la placa del vehículo en su aplicación y la identidad del conductor antes de subirse al automóvil.

Investigadores de la policía de Alhambra dijeron que es posible que otras víctimas denuncien a Morales ahora que ha sido identificado como sospechoso.

Morales fue puesto bajo custodia luego de una investigación interinstitucional que incluyó a la policía en Alhambra, Los Ángeles y Burbank, así como al Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles.

Las autoridades alegan que atrajo a mujeres a su vehículo y luego las atacó, armado con un cuchillo. Las autoridades dijeron que vincularon los casos en parte a través de pruebas de ADN.

Morales está acusado de 27 cargos por delitos graves relacionados con los ataques, que se extienden por lo menos hasta octubre de 2016.

Enfrenta a nueve cargos de cópula oral forzada, seis cargos de violación, cinco cargos de sodomía por el uso de la fuerza y ​​cuatro cargos de penetración sexual por un objeto extraño.

También se enfrenta a un cargo cada uno de asalto con la intención de cometer un delito grave, intento de sodomía mediante el uso de la fuerza e intento de secuestro para cometer otro delito. Si es declarado culpable de todos los cargos, Morales podría enfrentar hasta 300 años en prisión

En mayo de 2017 la policía de Los Ángeles pidió al público que ayude a identificar a un falso conductor de viaje compartido que agredió sexualmente a una mujer después de que la recogió frente a un club de Hollywood el 7 de enero de 2017. Ese ataque es uno de los delitos de los que es acusado Morales.