El profesor del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Hugo Jorge Macías Palacio, contribuirá para automatizar la ventilación de pasajeros en los vagones del Metro para mayor comodidad de los usuarios.

El ingeniero politécnico, adscrito a la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Zacatenco, ha laborado por más de una década en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

La idea de ese proyecto, destacó el IPN en un comunicado surgió de los primeros lugares de la deición 2017 del premio “Juan Manuel Rodríguez Caraza” para el Desarrollo de Proyectos con aplicación al STC Metro de la Ciudad de México.

La propuesta de Macías Palacio consiste en modificar la acción manual para encender o apagar los ventiladores y volverla completamente automatizada y a cargo del circuito electrónico diseñado para tal propósito, que es independiente de los circuitos electrónicos del propio tren.

La ejecución de la propuesta consistirá en la colocación de un sistema redundante de esos sensores, que serían de dos a cuetro en la parte interna de los vagones centrales, que se encenderán simultáneamente para garantizar su funcionamiento continuo.

Así como una caja electrónica colocada en la parte trasera del pupitre de la cabina del conductor, que recibirá las mediciones y emitirá una orden de encendido o apagado automático de los ventiladores.

El ingeniero politécnico detalló que por la electrónica de potencia del transporte, el Sistema de Control Automático en la Ventilación de Pasajeros del Metro cuenta con un temporizador para que los ventiladores inicien su funcionamiento desde los vagones centrales y la señal se expanda hacia los convoyes sucesivos con diferencia de un minuto.

Indicó que esa propuesta será instalada en breve en un vagón de práctica, y destacó el orgullo que le proporciona participar con esta propuesta para mejorar el servicio de este transporte público que atiende a millones de mexicanos a diario.

“Como egresado politécnico, me siento muy orgulloso de aportar algo para que los usuarios del Metro sigan disfrutando de un buen servicio y es que la ingeniería tiene cabida en muchas partes de México y hay mucho trabajo por hacer en beneficio de la sociedad”, resaltó.

Macías Palacio explicó que para lograr ese proyecto rescató unos sensores de temperatura XAV, que por carecer de temporizador y considerar que no poseían una función específica, fueron retirados de los primeros vagones del Metro.

“Al realizar mi investigación encontré una gran cantidad de esas piezas en el almacén. Las reparé, calibré, rehabilité y desarrollé la reingeniería electrónica necesaria para que en lugar de sólo indicar la temperatura, sean capaces de enviar señales con la finalidad de accionar un control electrónico de acuerdo con las condiciones de temperatura que prevalezcan”, concluyó.