Mientras que la Patrulla Fronteriza en Arizona advierte a los migrantes evitar situaciones de riesgo, el connacional de Sinaloa, Gerardo Cázarez, manifestó que la gente lo que quiere es llegar a Estados Unidos.

Entrevistado en las inmediaciones del Centro Histórico de esta frontera de Sonora, comentó que "lo que pasa es que toda la gente quiere llegar al otro lado. A veces no piensa cómo".

Mencionó que en su caso, la verdad desconoce cómo va a cruzar al vecino país, porque ya le dijeron que pueden hacerlo por la zona del río Colorado, donde hay canales de riego, o por el desierto entre Sonora y Arizona.

"Vamos a buscarle a no meternos en tanto problema, pero el asunto es que hay que llegar", dijo, por lo pronto buscará albergue en la Casa del Migrante "La Divina Providencia", donde los servicios son gratuitos.

Mencionó que en Sinaloa hay mucho trabajo en los campos agrícolas, pero estima que en la Unión Americana tendrá más oportunidad de mejorar económicamente.

Apenas la víspera, la Patrulla Fronteriza en Arizona advirtió que los contrabandistas continúan victimizando a inmigrantes indocumentados al exponerlos a situaciones peligrosas, incluido el confinamiento por largos períodos de tiempo.

En Nogales, indicó mediante un comunicado, patrulleros fronterizos y la Policía local rescataron a doce ciudadanos mexicanos que estaban retenidos en un remolque, estacionado en un parque de casas móviles en Nogales, Arizona.

En un comunicado, la corporación citó que los oficiales acudieron al estacionamiento Mi Casa después de que una persona llamó e informó que un individuo en el grupo estaba detenido en un remolque durante más de dos días por contrabandistas.

Personal de aplicación de la ley usó las coordenadas de GPS provistas por la persona que llamó, para identificar la ubicación exacta de la casa móvil y descubrió a doce extranjeros indocumentados adentro, relató.

Los agentes identificaron a los extranjeros como diez hombres y dos mujeres entre las edades de 19 y 42 años, ninguno de los cuales requirió atención médica, y quienes fueron luego transportados a la Estación Nogales para ser procesados por violaciones de inmigración.