El Santo Sepulcro ha reabierto este miércoles sus puertas después de que las autoridades israelíes hayan decidido suspender la reciente recaudación de las tasas municipales sobre bienes inmuebles de iglesias cristianas.

Israel dio marcha atrás a las polémicas medidas legales y fiscales que desencadenaron el cierre de la basílica del Santo Sepulcro por parte de los responsables de las iglesias cristianas en Tierra Santa.

El gobierno de Tel Aviv anunció este martes la creación de un comité responsable de abordar la crisis y la suspensión de las recaudaciones, que provocó el cierre del templo durante tres días consecutivos en señal de protesta.

A continuación, el patriarcado greco-ortodoxo, Theophilos III; el custodio de Tierra Santa, Francesco Patton, y el patriarcado armenio, Nourhan Manougian, anunciaron la reapertura del lugar más sagrado del cristianismo.

El gobierno israelí anunció a primera hora de la tarde de este martes a través de su servicio de prensa que dichas medidas han quedado sin efecto, a la espera de que se negocie con los líderes cristianos una solución al contencioso.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el alcalde de Jerusalén, Nir Barkart, han designado una comisión presidida por el ministro de Cooperación Regional, Tzachi Hanegbi, para que abra un proceso de diálogo con los representantes de las iglesias cristianas.

Desde el domingo, la plaza de acceso al templo se ha convertido en un lugar en el que se mezclaban la impotencia y la rabia de miles de personas que se han quedado sin poder visitar la tumba de Jesús durante su peregrinación a tierra santa.

A las 04:00 horas locales (02:00 GMT), dos guardianes abrieron las grandes puertas de madera de la iglesia, y un grupo de peregrinos entró a visitar el edificio.

Horas antes, las Iglesias griega ortodoxa, armenia y católica, que custodian el lugar santo, habían anunciado su próxima reapertura en un comunicado conjunto.

"Agradecemos a Dios por el comunicado difundido antes por el primer ministro [israelí] y agradecemos a quienes trabajaron sin descanso para conservar la presencia cristiana en Jerusalén", agregaron.

Los líderes cristianos indicaron que “tras la constructiva intervención del primer ministro, las Iglesias esperamos poder relacionarnos con el ministro Hanegbi, para asegurar que Tierra Santa, donde nuestra presencia cristiana continúa enfrentando desafíos, siga siendo un lugar donde las tres religiones monoteístas puedan vivir y prosperar juntas”.