El líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, reiteró que Ricardo Anaya es un dos caras, mentiroso y corrupto, que se ha dedicado a lavar dinero y ha aprovechado su posición como diputado federal, como presidente del Partido Acción Nacional (PAN) y ahora como candidato a la Presidencia para mentirle al pueblo de México y enriquecerse de manera ilegal.

“La exigencia es muy simple: se deben llevar a cabo todas las investigaciones en México y en el extranjero, para documentar las trampas de Ricardo Anaya”, exigió en un vídeo.

El dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sostuvo que el lavado de dinero, los "moches" y la triangulación de recursos son delitos que se tienen que perseguir y que se tienen que castigar.

“Anaya, te agarraron con las manos en la masa y en esta ocasión tus cajas chinas y tus mentiras no hacen sentido”, finalizó Ochoa Reza.

Ochoa Reza realizó una explicación sobre las presuntas ilegalidades de Anaya Cortés y utilizó como ejemplo a una madre de familia que le da "domingo" a sus hijos y resulta que uno de ellos aparece con un nuevo celular que le costó 10 mil pesos, dinero mucho mayor al que se le dio.

“Cuando usted le pide explicaciones a su hijo le viene con cuentos chinos, con excusas sin sentido y ahora resulta que su hijo vendió el teléfono y con ese dinero se compró un coche. Usted se queda con la profunda preocupación de que algo huele muy mal. Pues efectivamente eso es lo mismo que le pasa a Ricardo Anaya”.

Según el dirigente priista, Anaya Cortés dijo en su declaración 3de3 que tenía un ingreso de 90 mil pesos al mes y también dijo que sus suegros le ayudaban en el proyecto educativo de sus hijos que vivían en Atlanta, Estados Unidos, con el pago de las colegiaturas y la manutención.

Advirtió que "ahora sabemos que todo eso era una mentira. Cuando Ricardo Anaya era diputado federal compró un terreno en Querétaro por 10 millones de pesos" y cuestionó cómo le hizo para obtener ese recurso.

Mas aún, el aspirante presidencial de la coalición Por México al Frente dice que recibió un préstamo, pero nunca ha ofrecido la documentación bancaria que acredita dicho préstamo. "La verdad es que todo huele muy mal”.

Ochoa Reza dijo que el terreno de 10 millones de pesos se lo vendió la empresa de su amigo cercano, Manuel Barreiro, que hoy está en Canadá, amparado, tratando de evitar que México y distintas instituciones financieras del mundo lo investiguen por llevar a cabo actividades ilegales.

No obstante, refirió que a lo largo de los siguientes dos años Ricardo Anaya construyó una bodega en el terreno, para luego vender todo en 54 millones de pesos.

De acuerdo con el líder priista, ello “fue con una transa más. Anaya y Barreiro contrataron a unas personas para que ocultaran la ruta del dinero, para que esos 54 millones de pesos que le han llegado a las cuentas de Anaya recorrieran distintos países, incluyendo paraísos fiscales, para que tú no supieras de donde venía ese dinero”.

Además, dijo, crearon una empresa fantasma con prestanombres para simular la compra.