La Sala Regional Ciudad de México trabaja por una justicia electoral con perspectiva de género y de derechos humanos, con resoluciones en las que se privilegian los principios de prontitud, celeridad e integridad, afirmó su presidente, Armando Maitret Hernández.

El magistrado presidente de esta sala del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) aseguró que el pleno es y será coherente y consistente en sus decisiones, para generar confianza en la ciudadanía.

Al rendir su Informe de Labores 2016-2017, expresó que velarán porque los partidos políticos y los candidatos se sujeten a las reglas de la contienda electoral.

Indicó que “en la impartición de justicia, son premisas fundamentales respetar y hacer cumplir el orden jurídico; sólo así podemos garantizar la confianza ciudadana en las instituciones, procurar el desarrollo y realización de cualquier proyecto de vida, así como salvaguardar la convivencia social armónica”.

El magistrado presidente señaló que para 2018, conscientes de que su labor abonará a la democracia que tanto anhela la sociedad mexicana, seguirán sumando esfuerzos para consolidar a la Sala Regional Ciudad de México como una institución cercana a los intereses sociales.

Maitret Hernández expresó que han fortalecido la relación con los órganos administrativos y jurisdiccionales de la cuarta circunscripción para que la labor que desempeñan se vea reflejada en una justicia electoral de calidad, eficiente y protectora de los derechos humanos.

En un informe ciudadano, el magistrado reconoció que “el momento histórico que nos toca vivir en México, demanda contar con instituciones sólidas, profesionales y comprometidas ética y socialmente”.

Por ello, dijo, “cumpliremos nuestra función de dar validez al voto y velaremos porque los partidos políticos y los candidatos se sujeten a las reglas que los propios partidos decidieron que debían regir estas contiendas”.

Informó que durante el periodo del 1 de noviembre de 2016 al 31 de octubre de 2017, la Sala Regional Ciudad de México resolvió mil 570 asuntos, de los cuales en el 94.60 por ciento de sus sentencias, los actores se conformaron con el resultado.

Agregó que incluso aquellas que se impugnaron ante la Sala Superior, sufrieron cambios menores, por lo que se cuenta con un 99.80 por ciento de efectividad en lo que se decide.

Maitret Hernández señaló que, durante el año de informe, se reforzó el compromiso de la sala con las mujeres, pues se consideró que el principio de paridad de género debe cumplirse en la postulación de todas las candidaturas para la integración de los órganos de representación popular.

En materia de jurisprudencia, reconoció que el creciente número de asuntos ha ido generando más criterios jurídicos por lo que, a fin de tener un mejor control en los criterios emitidos por éste órgano jurisdiccional, se creó la Comisión de Jurisprudencia.

Resaltó que la sala es vigilante del cumplimiento de las sentencias para lo cual se estableció un mecanismo para el seguimiento puntual por parte del pleno, pues una sentencia que no se cumple, es la violación continua y agravada al derecho de las personas y un desafío al Estado de Derecho.

Subrayó que, como órgano jurisdiccional, en este año se habrán de enfrentar grandes retos, pues las instituciones públicas y sobre todo las impartidoras de justicia, no tienen razón de ser si no se basan en la esencia de lo social, de lo justo y particularmente de lo humano.