.- El gobernador Javier Corral Jurado y Dolf van den Brink, presidente de Heineken México, acompañados por Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía, inauguraron oficialmente en Meoqui, la séptima planta de la cervecera en México.

El mandatario estatal destacó, en un comunicado, la importancia económica y social que tiene la instalación de esta empresa en esta zona, al ser la más grande y moderna del país, utilizar energías limpias y generar alrededor de mil 800 empleos bien remunerados.

Durante el acto de inauguración, la compañía presentó una edición especial de la cerveza Cruz Blanca, gesto que agradeció el gobierno del estado por ser símbolo de identidad chihuahuense.

En su mensaje, Corral Jurado destacó que el gobierno estatal ha cumplido el compromiso de ser facilitadores del florecimiento de las inversiones y de los negocios, para que cada vez más empresas internacionales confíen en Chihuahua para inversiones permanentes.

“Al tercer trimestre del 2017 se logró una inversión extranjera directa de mil 468 millones de dólares y esperamos cerrar con mil 900 millones de dólares para el cierre del tercer trimestre”, externó.

Agradeció la confianza de Heineken-Cuauhtémoc Moctezuma hacía Chihuahua, ya que, dijo, harán un gran equipo para contribuir a que México conserve el primer lugar mundial como exportador de cerveza.

Para el proyecto se capacitó y contrató a 250 técnicos oriundos de Meoqui y otra cantidad igual de otros municipios, para tener 500 empleados fijos y mil 500 indirectos, además de los dos mil que fueron contratados durante el proceso de construcción.

Esta es la séptima planta Heineken en el país. La de Meoqui inició su construcción a mediados de 2016 con una inversión de 500 millones de dólares.

Por medio de tecnología de punta y un sistema de “cero desperdicios”, la fábrica producirá de manera automatizada las 24 horas del día durante todo el año y así llenar 300 barriles y dos mil latas (336 six-pack), cada 60 segundos, describieron los directivos de Heineken.

La derrama económica de ésta planta se traducirá en beneficio para la industria de la construcción, desarrollo de proveeduría local, de vivienda fija y temporal, turismo, así como para la empresa Vichisa, que se encargará de la fabricación de envases de vidrio.

Cabe destacar que el complejo de 69 hectáreas totales y 15 de construcción para naves de recepción, silos y manejo de materia prima, cocimientos, salas frías, servicios, bomberos, oficinas, envasado y almacén, elaborará seis mil hectolitros en la primera fase y 12 mil en una segunda.

Además la línea de producción dispone de escáneres automáticos para el control de calidad, que detectan excedentes y faltantes, de manera que eliminen mermas al completar mil 500 botellas y 300 barriles de 20, 30 y 60 litros, cada minuto.

Sergio Rodríguez, vicepresidente de Manufactura Heineken México, describió que para la instalación de la planta en Meoqui, se llevaron a cabo dos mil viajes de capacitación y su operación usa material 100 por ciento reciclable.

Además, usa energías completamente limpias, pues el 12 por ciento es solar, se basan en biogás y una planta de aguas residuales, ya que es la primera planta de Heineken construida desde su ADN para ser sustentable.

Dolf van den Brink, presidente de Heineken México, dijo en su intervención que se eligió a Chihuahua por su posición geográfica para atender la demanda interna y de exportación, además de contar con mano de obra calificada.

Destacó que el 90 por ciento de los empleados en esta nueva planta, son chihuahuenses de Delicias, la capital y el propio Meoqui, mientras que a nivel global, el 20 por ciento de la plantilla total son mexicanos.

En ese aspecto, enfatizó que apoyando la política de inclusión y paridad, Heineken en Meoqui, contrató a 54 mujeres.

Destacó que las proyecciones económicas prevén que México será la séptima economía mundial en 2050, por lo que hasta 2019 invertirán dos mil millones de dólares en todos los procesos, desde nuevas instalaciones hasta ampliaciones en almacenes y centros de distribución.

“Creemos que este lugar puede ser el centro del primer ecosistema de la economía circular en México y Latinoamérica. Queremos contribuir con esta inversión a que otras empresas se interesen en este lugar”, aseveró el dirigente.

Derivado de ello, han llegado más empresas, como Crown, que es socio de Vichisa, para aliarse con Heineken en el proceso de producción al aprovechar el exceso de gas liberado y la cervecera, a su vez, les entregará vidrio residual, añadió.