La violencia en el suburbio sirio de Guta oriental continúa pese a que el Consejo de Seguridad aprobó el sábado una resolución para implementar un cese al fuego de al menos 30 días en todo el territorio de Siria.

En su conferencia de prensa diaria, el vocero de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Stephane Dujarric, indicó este martes que tanto el organismo como sus socios en el terreno han sido incapaces de movilizar convoyes con ayuda humanitaria dentro de Guta oriental, así como de evacuar heridos.

La resolución aprobada el sábado por unanimidad por el Consejo de Seguridad disponía que el cese al fuego tendría precisamente el propósito de entregar ayuda humanitaria a la población que la necesitara y ofrecer la oportunidad de evacuar heridos y enfermos.

Dujarric también informó que las operaciones militares llevadas a cabo el domingo en Guta oriental causaron la muerte de al menos 30 personas, además de que de acuerdo con socios de la ONU en el terreno, los combates en ese suburbio continuaban esta mañana.

Precisó que los bombardeos proseguían en ambas direcciones, desde Damasco hacia Guta oriental, un enclave controlado por fuerzas de la oposición, como desde este suburbio hacia la capital siria.

“Naciones Unidas están listas para trasladar convoyes que salvan vidas a Guta oriental, y para evacuar a cientos de víctimas, tan pronto como lo permitan las condiciones de seguridad, pero en la situación actual eso no es posible”, informó Dujarric.

De acuerdo con organismos civiles, la ofensiva militar de los últimos 10 días en Guta oriental ha causado la muerte de cerca de 600 civiles.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, describió la semana pasada la situación en ese suburbio como “infierno en la Tierra”.