El encargado de la oficina de la Procuraduría General de la República (PGR), subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales, Alberto Elías Beltrán, señaló que la prisión no es la mejor forma de responsabilizar al culpable, favoreciendo así la reparación del daño y la reconstrucción del tejido social. 

Durante la entrega de diplomas a los beneficiarios del Programa REPENSAR, Elías Beltrán manifestó que “se ven materializados los frutos de un sistema de justicia penal construidos a partir de la dignidad en el que se puede ver a quienes cometen delitos como personas conscientes y responsables”.

En la procuraduría, expuso, “nos planteamos qué directrices debíamos tomar para prevenir delitos en el marco de nuestras competencias y aprovechando la flexibilidad que ofrece la justicia penal, a través de figuras como los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias (MASC) o la Suspensión Condicional del Proceso”.

Este sistema, refirió en un comunicado, permite integrar la procuración de justicia y la política pública en esquemas preventivos basados en la mejor evidencia disponible a nivel nacional e internacional como es el programa REPENSAR.

“Por lo tanto, entender y utilizar las herramientas y mecanismos del Sistema Penal, para procurar una justicia que, sea implacable con la delincuencia que más lastima a nuestra sociedad así como ser flexibles con aquellas personas que a pesar de sus errores se comprometan con el bienestar de sus comunidades y la cultura de la paz en México”, afirmó Elías Beltrán.

REPENSAR se diseñó como un programa integral para prevenir la reincidencia delictiva de jóvenes y adolescentes en conflicto con la ley, basado en la terapia cognitivo-conductual y en las mejores prácticas nacionales e internacionales, agregó el funcionario.

A su vez, la subprocuradora de Derechos Humanos Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad, Sara Irene Herrerías Guerra, destacó que “en la PGR nos dimos a la tarea de hacer este programa pensando en personas que por algún motivo se encuentran en conflicto con la ley, pero que tienen el deseo de encontrar otro sentido a su vida y apoderarse de sus decisiones para tomar las riendas de su vida”.

Este programa ofrece múltiples beneficios tanto para la población, como para las instituciones encargadas de procurar justicia, en donde se busca empoderar a las personas para que retomen el camino de la legalidad, que vivan libres de violencia y que sean agentes de cambio en sus comunidades.

En septiembre de 2017 se puso en marcha en la Ciudad de México la fase piloto del programa REPENSAR y en los próximos meses habrá de extenderse en diversas entidades del país a través de las delegaciones respectivas, a fin de incrementar el uso de los MASC y otras salidas alternas al juicio.