Un total de 114 refugiados, entre ellos 47 niños, originarios de varios países del Cuerno de Africa, llegaron hoy a Roma procedentes de Etiopía en el marco del llamado proyecto de “corredores humanitarios”, firmado por la organización católica Comunidad de San Egidio con el gobierno italiano.

Los refugiados desembarcaron a primera hora del martes de un avión de la aerolínea Ethopian de Addis Abeba y fueron recibidos por Oliviero Forti, responsable de Inmigración de Caritas italiana y Daniela Pompei, responsable de la Comunidad de San Egidio para los servicios a inmigrantes y refugiados.

La llegada fue posible gracias al protocolo de acuerdo con el Estado italiano firmado por la Comunidad de San Egidio y la Conferencia Episcopal Italiana, que actúan a través de Caritas y la Fundación Migrantes.

El proyecto prevé la transferencia en dos años de Etiopia a Italia de 500 refugiados, que residirán en parroquias, casas de familias italianas y en institutos religiosos o departamentos privados.

Los refugiados, según informó Caritas, contarán con el apoyo de tutores italianos que los apoyarán en el proceso de integración social y laboral, garantizándoles servicios, cursos de idioma italiano y acceso al sistema sanitario.

Las 114 personas que arribaron este martes vivían en campamentos de refugiados en las regiones del norte de Etiopía o en Addis Abeba, dijo en rueda de prensa el portavoz de la Comunidad de San Egidio, Roberto Zuccolini.

Explicó que el proyecto prevé conceder visas con validez territorial limitada por motivos humanitarios a personas en situación de vulnerabilidad, que pueden llegar a Italia en vuelos de línea, evitando así el drama de atravesar el Mediterráneo en barcazas manejadas por redes de traficantes.

Agregó que la acogida de los beneficiarios del programa corre a cargo de las asociaciones que lo promueven y se desarrolla durante el tiempo necesario para obtener los documentos oficiales e integrar a los refugiados en la sociedad italiana.