Javier González, un mexicano prominente gerente de un restaurante en Palm Beach, que en ocasiones atiende a la familia del presidente Donald Trump, está en un limbo pues enfrenta la deportación bajo la nueva política de inmigración del mandatario.

Casado con una estadunidense y tres hijas nacidas en Estados Unidos, González, un indocumentado, tenía que registrarse anualmente ante el Servicio de Inmigración y Aduanas ICE, algo que se había vuelto una medida de rutina.

Pero bajo la política expandida de inmigración de Trump, los controles que una vez fueron rutinarios se han convertido en algo muy importante para los inmigrantes como González que viven en Estados Unidos.

González, originario de Los Altos de Jalisco, México, quien es el gerente del restaurante Pizza Al Fresco que se encuentra cerca de la residencia presidencial de Mar-a-Lago de Trump, dijo que su próxima cita en inmigración es en junio a donde se tiene que registrar con oficiales de Inmigración y Aduanas en el condado de Broward.

“Antes me tenían en una orden de supervisión y no había problema pero desde que llegó Trump me tengo que reportar una vez al año y cada vez es más difícil”, dijo a Notimex el inmigrante.

“Tengo mucha fe en que todo va a salir bien, porque tengo una comunidad que me apoya”, señaló González de 36 años, cuyo abogado Richard Hujber, de Boynton Beach ha abierto una petición en línea en Change.org a favor del mexicano que ya cuenta con 39 mil 280 firmas.

González llegó al condado de Palm Beach cuando tenía 15 años para vivir con su hermano usando lo que él pensaba que era una visa válida. Tras graduarse de la secundaria regresó a México en 2001 para visitar a sus padres.

Cuando volvió a Florida le dijeron en el aeropuerto que la visa no era válida y fue deportado con una "orden expedita de expulsión", que le prohibía regresar en un período de cinco años, según Hujber.

Pero González regresó de manera ilegal a Estados Unidos antes de ese tiempo y "eso es lo que hace que este caso sea más difícil", dijo el letrado al Palm Beach Post.

Luego González logró una "suspensión administrativa de la deportación" en 2016, y desde entonces ha estado reportándose rutinariamente con funcionarios de inmigración en el condado de Broward. Su abogado busca un perdón para su caso y argumenta que su deportación perjudicaría a su familia estadunidense.

Hujber dice que “es un tipo muy conocido y muy bien considerado. Todos lo aman. Él tiene una personalidad brillante y es un tipo feliz y afortunado que trata a todos tan bien".

González contó que entre los clientes que le ha tocado atender en el restaurante se encuetran Rod Steawrt, Elton Jhon, Ruddy Gulliani, Thalía, y la familia de Trump.

“Al principio pensé que la publicidad me iba a afectar o como que era algo vergonzoso, y al contrario fue cuando vino toda la gente a apoyarme a quererme ayudar”, señaló el jalisciense.

“Javier es un ejemplo de superación y de lo que los mexicanos vienen a aportar y nos da orgullo que los anglosajones hablen bien de él y salgan a defender su caso lo que es muy positivo” dijo el cónsul mexicano en Miami Horacio Saavedra Archundia en una visita para ofrecer apoyo a su caso.