La “tregua humanitaria” diaria de cinco horas decidida por Rusia en Ghouta Oriental, último bastión rebelde en las afueras de Damasco, fracasó hoy tras registrarse combates y disparos de artillería en una localidad de la región, con un saldo de al menos dos muertos y siete heridos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) denunció que fuerzas del régimen sirio lanzaron cuatro cohetes contra la localidad de Yisrín en Ghouta Oriental, causando la muerte de dos personas, entre ellas un niño, además aviones de combate no identificados bombardearon Arbin, Kafr Batna y Al Aftiris.

Estas son las primeras víctimas mortales documentadas por el OSDH desde que entró en vigor este martes a las 09:00 horas locales (07:00 GMT) una “pausa humanitaria” de cinco horas diarias en Siria, en especial en Ghouta Oriental, sometida a bombardeos desde el 18 de febrero, dejando más de 560 muertos.

Además, poco antes del inicio de la tregua se escucharon algunos disparos de artillería en algunos puntos de Ghouta Oriental, aunque la noche fue relativamente tranquila, precisó el OSDH, que cuenta con una amplia red de activistas en Siria.

Desde Ginebra, el vocero de la Oficina de Ayuda Humanitaria de las Naciones Unidas, Jens Laerke, confirmó que la “pausa humanitaria” se ha roto en Ghouta Oriental, donde se han reportado explosiones y enfrentamientos.

“Es una cuestión de vida y muerte. Necesitamos un cese de las hostilidades de 30 días como exige la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, dijo Laerke.

La “tregua humanitaria” de cinco horas diarias fue decidida ayer lunes por Rusia para dar un respiro a los residentes de la sitiada Ghouta Oriental y permitir el suministro de ayuda y la evacuación de heridos y enfermos, que se calculan en más de mil.

Las autoridades sirias habilitaron un corredor humanitario para facilitar la salida de los civiles que deseen abandonar Ghouta Oriental, sin embargo, grupos terroristas arrojaron cohetes para evitar la marcha de los residentes de la región, según la televisión siria.

Los rebeldes han negado que impidan que los civiles abandonen Ghouta Oriental, asediado por las fuerzas gubernamentales desde 2013 y escenario de intensos bombardeos.

Desde el pasado 18 de febrero, Ghouta Oriental vive una escalada de ataques aéreos de parte de la aviación siria y rusa, que se han dejado al menos 568 muertos, entre ellos 141 menores de edad y 85 mujeres, según cifras del OSDH.