Por ser un combustible amigable con el medio ambiente y con rendimientos similares a la gasolina magna, el gas natural vehicular es una alternativa que debería evaluarse en vehículos particulares, flotillas, autos de alquiler y camiones dedicados al traslado de personas y mercancías.

Josué Hernández, experto en Gas Natural Vehicular (GNV), comentó que ya se ha demostrado que las emisiones que genera la gasolina son nocivas para la salud por los altos índices de contaminantes que terminan en altas concentraciones de ozono y que repercute en la calidad del aire en la Ciudad.

“El uso de GNV trae consigo mejoras en la calidad del aire pues no emite partículas ni compuestos orgánicos volátiles, y como combustible para el sector de transporte, sería ideal aunque hasta ahora existe desconocimiento entre los operadores sobre los beneficios de combustibles alternos a los convencionales”, señaló.

Hasta ahora, la conversión o adición de sistemas de GNV ha tenido mayor aceptación entre el sector del transporte, flotillas y vehículos de alquiler, y “los gobiernos municipales también han comenzado a apostarle a este tipo de energía limpia”.

Josué Hernández, también director general de NatGas, citó como ejemplo que el año pasado, la Policía de Guadalajara gastó más de cinco millones y medio de pesos en gasolina para las patrullas; por lo que planea que para el 2018, el transporte estatal de seguridad, sobre todo, las patrullas utilicen gas natural.

Este rendimiento, especialmente en la inversión del combustible, se debe a que el GNV rinde igual que la gasolina magna, pero su costo equivale a la mitad de precio.

Recordó que la primera estación de servicio de NatGas está ubicada en Lázaro Cárdenas, Michoacán, antes de llegar a la Siderúrgica, y que tiene capacidad de suministro 75 mil litros diarios, además de una capacidad de atender 110 camiones Urbanos por día.

A nivel internacional, México tiene firmados documentos que favorecen el uso de energías limpias para disminuir la contaminación, tal es el caso del Acuerdo de París en donde se establece un plan de acción para disminuir el calentamiento global a través de la acción multilateral de los países firmantes que acordaron limitar el incremento de la temperatura del planeta a no más de 2°C.

Al respecto, Josué Hernández explicó que México dejó establecido que para 2030 reduciría en 22 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Actualmente, a nivel mundial México es uno de los 15 países con mayores emisiones de GEI.

De acuerdo al Inventario de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero, publicado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), en 2013 el sector autotransporte y no carreteros se reportan las emisiones generadas por la combustión interna de los automotores con motor ciclo Otto y diésel.

Así como por la combustión interna de los vehículos correspondientes a los sectores de aviación, ferroviario, marítimo, de la construcción y agrícola.

“En 2013 las emisiones de las fuentes móviles de autotransporte y no carreteras fueron de 174 millones de toneladas de CO2e, contribuyendo con 26.2 por ciento de las emisiones totales a nivel nacional.

El GNV es la alternativa más limpia de combustible para autotransporte actualmente disponible y es que hay que recordar que los vehículos de gasolina y diésel son los que emiten mayores cantidades de GEI a la atmósfera, 84 y 63 millones de toneladas de CO2 respectivamente”, añadió.

Explicó el GNV reduce 30 por ciento las emisiones de CO2 y entre un 90 por ciento y 100 por ciento de material particulado además de que a nivel mundial ya hay más de 18 millones de autos en el mundo se han convertido a Gas Natural.