A cinco meses del sismo del 19 de septiembre, no existe dirección ni coordinación de las autoridades para llevar a cabo con eficacia las labores de reconstrucción en la Ciudad de México, coincidieron la asambleísta priista Dunia Ludlow Deloya y Mónica Tapia, de la Coordinadora Ciudadana S-19.

En conferencia de prensa, ambas urgieron a establecer censos que den claridad sobre los inmuebles dañados, el número de damnificados, la infraestructura dañada como son escuelas, hospitales y la red hidráulica y de drenaje.

Según la diputada local Dunia Ludlow, la población afectada podría crecer de cinco mil a 14 mil, lo que no se puede precisar, mientras no haya censo. Agregó que a la fecha, sólo se tiene 10 por ciento de los dictámenes de los inmuebles dañados y 10 por ciento de las demoliciones.

Cuestionó que mientras que en la Plataforma CDMX en un principio aparecieron más de tres mil edificios dañados, ahora sólo se habla de 793, por lo que preguntó qué pasó con el resto de las edificaciones.

Lo más preocupante, indicó, es que sólo se ha entregado un certificado para aprovechar el derecho de construcción adicional de 30 por cient, y en el mismo predio se entregó el único “crédito rojo”, diseñado para la reconstrucción o daño estructural.

La legisladora priista insistió en que sigue siendo insuficiente el personal para complementar los dictámenes, y aunque se tiene un avance estimado de 45 por ciento en domicilios, sólo se han entregado siete predios a sus propietarios.

Hasta el pasado 30 de enero, detalló, el Instituto para la Seguridad de las Construcciones apenas había dictaminado 531 certificados y le faltaban 350 por realizar.

En su oportunidad, Mónica Tapia, de la Coordinadora Ciudadana S-19, propuso la conformación de una Comisión de Reconstrucción ampliada y de continuidad y precisó que dicha comisión debería dar cabida, primero que nada, a una representación de los damnificados.

Abundó que también deberían participar representantes de la sociedad civil organizada, así como del Comité Científico, conformado específicamente para atender esta contingencia; sin descontar la representación del gobierno capitalino y legisladores que tengan que ver con vivienda y desarrollo urbano.