La industria de la construcción prevé alcanzar este año un crecimiento de entre 0.3 y 1.0 por ciento, luego de la baja de 1.0 por ciento que registró en 2017.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Gustavo Arballo, explicó que el retroceso del sector el año pasado, tras cuatro años de crecimiento, fue el reflejo del comportamiento en la obra pública que fue compensada por la inversión privada.

“Este menos uno no fue mayor, porque hubo una buena participación (sector privado), no tanto como hubiera sido posible por la incertidumbre que generaron los factores externos”, precisó.

En conferencia de prensa para dar a conocer la realización de su Congreso Mexicano número 29 que se realizará en Guadalajara del 21 al 23 de marzo, comentó que la recuperación del sector será con base en la certidumbre que generen las políticas públicas en la materia y para la inversión.

También, destacó, abonará al crecimiento de lo que se realice en materia de infraestructura de salud, educación, agua, turismo, entre otras industrias.

En este sentido, expuso que la próxima administración debe continuar con la construcción o ampliación de más aeropuertos como es el de Guadalajara, y de carreteras, para aumentar la conectividad terrestre.

De ahí que durante el congreso se reunirán con los tres candidatos a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, a quienes se les entregará el documento con las obras que el país necesita.

“Ya no queremos que vengan y nos platiquen tanta bondades que pretenden hacer en lo general buscando ser presidente. Lo que queremos es ser puntuales en la generación de compromisos y que trabajemos para elaborar un plan nacional de desarrollo, que considere todo lo que hemos trabajado”, explicó.

Gustavo Arballo aseveró que buscarán el compromiso de cada uno de los tres, para que quien resulte electo trabaje en diferentes subsectores para integrar el Plan Nacional de Infraestructura para los próximos años.