La Policía Antinarcóticos de Colombia capturó a dos venezolanas transportando cocaína oculta en sus partes íntimas, mientras viajaban en un crucero, lo que sería una nueva modalidad para transportar droga hacia el exterior.

Las dos venezolanas fueron identificadas como Dalia del Carmen Vargas Rodríguez y Keynys Orimar Lunar Osteicochea, y su captura se dio después de que un ciudadano alertó a los agentes antinarcóticos en Cartagena.

En la llamada a la policía el denunciante dijo que dos mujeres compraron en una farmacia cercana al puerto de Cartagena, laxantes e insistieron en sus preguntas si eran buenos “para expulsar algunas cosas de sus estómagos en 24 horas”.

Una vez recibida la información vía telefónica, “se procedió a notificar al personal uniformado de la Dirección de Antinarcóticos que se encontraban en las inmediaciones de los terminales marítimos y aéreos de Cartagena, iniciando la búsqueda de las dos mujeres”.

Varias horas después “durante procedimiento de verificación de documentos a pasajeros de una embarcación con destino a Jamaica, Islas Caimán, Costa Rica y Colón en Panamá, un policía observó a dos personas de sexo femenino con características físicas similares a las reportadas inicialmente”.

Al ser requeridas por los uniformados, las mujeres “evidenciaron nerviosismo, al no tener coherencia a las preguntas formuladas por las autoridades, por lo que fueron conducidas a la unidad policial para el registro de sus equipajes”.

De acuerdo con la información de las extranjeras, “habían sido contactadas para transportar estupefacientes bajo la modalidad ingerido e introducido, quienes debían una vez al interior del barco, tomar el laxante, expulsar la sustancia alucinógena, y entregarla en un país de Centroamérica a integrantes de una organización narcotraficante”.

Las dos mujeres manifestaron llevar “cocaína en el estómago y en la vagina al interior de dediles de latex".

"Al ser trasladadas a una unidad médica de Cartagena, expulsaron la sustancia alojada en el estómago durante procedimiento vigilado por personal médico, de igual manera hicieron entrega de los demás dediles que llevaban al interior de preservativos (condón) en las cavidades genitales”, indicaron las autoridades.

Al realizar la prueba pericial de campo “se estableció el contenido de los dediles y se determinó que se trataba de clorhidrato de cocaína, con un peso neto de dos mil 650 gramos; las capturadas fueron puestas a disposición de la autoridad competente por el delito de tráfico, fabricación y transporte de estupefacientes”.