El suministro de energía eléctrica en los hogares de las familias yucatecas se ubica por encima de la media nacional, con más del 98.5 por ciento de cobertura, informó el director de la Junta de Electrificación del Estado (Jedey), José Enrique Alpuche Avilés.

En entrevista, el funcionario estatal indicó que esa cobertura se logró en un lapso de cinco años, en los que se emprendieron unos 78 proyectos para dotar de este servicio básico a diferentes regiones del territorio, lo que representó una inversión de fondos mixtos por más de 287 millones de pesos.

Esos recursos se llevarron directo e indirectamente de más de 100 mil habitantes de diversos puntos de la entidad, y que se traduce en mejores condiciones de vida para esas personas, aseguró.

Recordó que tan sólo en 2017 se erogaron recursos equivalentes a casi 23 millones de pesos en beneficio de 14 localidades del estado, donde se realizaron 50 ampliaciones y se instaló 270 postes, 51 transformadores, 373 luminarias, así como 11.5 kilómetros de línea de media tensión y 12.5 kilómetros de baja tensión.

“El gobierno yucateco en cooperación con las autoridades federales, ha podido establecer un sistema de energía de calidad, lo que ha logrado que la entidad cuente con buena electrificación y pueda ofrecer una forma de vida digna, en la que prevalezca la certeza de que cuentan con este servicio básico”, aseguró.

El funcionario detalló que entre las acciones realizadas está la ampliación de la red de suministro y el reforzamiento de la infraestructura, al igual que la regulación de la línea en diferentes sectores para evitar que los aparatos electrodomésticos de las personas se dañen.

 “Estas actividades contribuyen al avance de zonas en atraso, así como a la detonación de estos espacios como lugares atractivos para ser poblados”. dijo.

Asimismo, Alpuche Avilés informó que este año en la entidad se realizarán 33 trabajos en el mismo número de localidades pertenecientes a 19 municipios, con fondos superiores a 63 millones de pesos.

Las acciones que se implementarán este año a través del Proii impactarán directamente en la vida de más de dos mil 700 vecinos de comunidades de Valladolid, Tzucacab, Tizimín, Tetiz, Tekax, Sotuta, Santa Elena, Mérida, Mayapán, Maxcanú, Huhí, Halachó, Espita, Chemax, Cuncunul, Acanceh, Yaxcabá, Chemax y Temax, entre otros.