Cerca de cuatro mil personas fueron evacuadas hoy de un centro comercial cercano a la emblemática Plaza Roja de Moscú debido a una amenaza de bomba, con lo que se suman a los 2.5 millones que han sido desalojados desde septiembre cuando se desató una ola de falsas amenazas.

“Tras una llamada anónima, casi cuatro mil personas han sido evacuadas. La policía está inspeccionado ahora el centro comercial”, informó una fuente de los Servicios de Emergencia a la agencia local de noticias Sputnik.

El último día de 2017, más de 14 mil personas fueron evacuadas de diferentes instalaciones y lugares de más de 50 ciudades de Rusia debido a falsas amenazas de bomba, causando daños económicos de millones de rublos.

Desde mediados de septiembre, cuando se desató una ola de falsas amenazas de bomba en Rusia, casi 2.5 millones de personas tuvieron que ser evacuadas de unos tres mil 500 edificios e instalaciones de más de 180 ciudades de todo el país, según el Consejo de Seguridad.

De acuerdo con el Ministerio del Interior, la mayoría de las llamadas telefónicas alertando de bombas procedían de lugares en Siria bajo control del Estado Islámico (EI), así como de Turquía, Ucrania, Estados Unidos y Canadá.

El presidente Vladimir Putin firmó a finales de diciembre pasado una ley que endurece las penas por los avisos falsos de bomba, incendios intencionados u otras calamidades, lo que se conoce como “terrorismo telefónico”, que podrán alcanzar hasta los 10 años de prisión.