Los mercados y las firmas de riesgo que monitorean el desarrollo del debate electoral en Colombia, donde se mantiene a la cabeza de las encuestas el izquierdista Gustavo Petro, ya empiezan a estar nerviosos por el futuro económico de este país suramericano.

Una primera alerta en esta época previa a las elecciones del Congreso el 11 de marzo y la primera vuelta para la Presidencia (2018-2022), para el 27 de mayo, la dio esta semana la firma Moody’s que mantuvo la calificación crediticia de Colombia en Baa2, un escalón por encima del grado de inversión (Baa3).

Sin embargo la calificadora cambió la perspectiva de estable a negativa, aduciendo la incertidumbre generada por la polarización política en medio del proceso electoral que se avecina.

La calificadora anunció que dicha polarización puede reducir la capacidad del próximo gobierno para la implementación de medidas fiscales adicionales y preservar la fortaleza fiscal de Colombia.

Las encuestas privadas de los últimos dos meses ponen al candidato del movimiento “Colombia Humana”, Gustavo Petro, en el primer lugar con un promedio de intención de voto que esta entre el 18 y 22 por ciento.

Petro, quien fue el último alcalde de izquierda que tuvo la capital colombiana y terminó con bajos índices de popularidad, trasladó su lema de “Bogotá Humana” por la de “Colombia Humana”, para su campaña por la Presidencia.

El candidato de la izquierda es el único que viene creciendo en las encuestas de intención de voto y lleva más de dos años recorriendo las diferentes regiones del país, construyendo sus núcleos de trabajo con miras a llegar a la Casa de Nariño.

Pero mientras Petro, excomandante de las desmovilizadas guerrillas del M19, sigue llenando plazas públicas con su propuesta de hacer de Colombia un país más humano, equitativo e incluyente, por otro lado genera nerviosismo en los mercados, en los operadores de bolsa y entre los analistas.

En la Colombia Humana se dejaría de depender del petróleo y el carbón, incrementará al doble la inversión en educación, democratizará la tierra, acabará con el proyecto de infraestructura que se viene desarrollando en los últimos gobiernos, como son las denominas autopistas 4G.

Para Petro, “la clase política colombiana ha generado una economía depredadora que se aniquila a sí misma. Lo que tenemos es una economía raquítica que no incluye a más de la mitad de los colombianos”.

Además, sostiene, “una economía fuerte debe contemplar el desarrollo de la industria pesada, la de los bienes de capital que implica un mercado más amplio que el mercado interno, y ese es el mercado latinoamericano”.

La industrialización de Colombia “no es posible sin integración latinoamericana, la paz en nuestra región es fundamental. Los industriales que aplauden la violencia no solo en Colombia sino después de nuestras fronteras, están afectando de manera ignorante sus propios intereses”.

Para el candidato presidencial “la industrialización y el empoderamiento productivo del campo requieren una infraestructura específica que el Estado debe asumir”.

Petro propone en su modelo económico “la infraestructura del agua, que tiene que ver con los acueductos y tratamientos para el consumo de agua potable permanente y de alta calidad en todo el país, y la que tiene que ver con el embalse del agua lluvia en inviernos para ser usada para la agricultura en sequías”.

La red ferroviaria nacional, “que implica metro y tranvías en las áreas urbanas, generación de energías limpias basadas en el agua y el sol. Cada municipio será generador de energía solar. Ecopetrol se reconvertirá en la mayor generadora de energía solar de América Latina”.

“La extensión de sedes universitarias para la vinculación de 500 mil estudiantes al año adicionales, para sumar dos millones y medio más en cinco años”, es otra de las iniciativas que Petro le propone en su agenda económica a los colombianos.

El estratega en jefe de mercados emergentes de la firma XP Securities LLC, Alberto Bernal, en una de sus recientes columnas de opinión analizó y cuestionó la viabilidad de la plataforma económica de Petro.

“De donde diablos va a salir la platica para financiar todas esas bellezas”, comentó el prestigioso analista de mercados, quien agregó: es “clarísimo que Petro jamás ha oído la historia de las compañías Verengo Solar o SunEdison, expertas en energía solar, que quebraron en 2017, porque ese negocio es muy riesgoso”.

Otra gran idea “del candidato Petro, si llega a ganar, será la de expropiarle los ahorros pensionales a los trabajadores de Colombia, así como lo hizo Cristina Fernández de Kirchner en Argentina con nefastas consecuencias para la inversión y el desarrollo de los mercados de capitales”, subrayó Bernal.