El diputado Edgar Romo García sostuvo que más allá de las naturales y legítimas diferencias se debe estar unidos en lo fundamental que es la Patria, encarnada en la Bandera que "nos recuerda que tenemos un destino común y que México nos necesita a todos".

En el actual contexto político-electoral, en que por momentos la pasión política gana y los excesos verbales amenazan, de debe voltear hacia la bandera que siempre termina por recordar que bajo de ella "todos somos los mismos, todos somos mexicanos”, afirmó el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Al participar en la Ceremonia del Día de la Bandera que se llevó a cabo en el Campo Marte, expuso que la democracia es, a fin de cuentas, una expresión de la libertad, del libre albedrío y del derecho a la autodeterminación.

Pero también, dijo, es expresión de la conciencia nacional y de que más allá de las naturales y legítimas diferencias "debemos estar unidos en lo fundamental, que es esta Patria, encarnada en nuestra bandera, que nos recuerda que tenemos un destino común y que México nos necesita a todos".

Apuntó que la bandera es un símbolo viviente y en la dimensión de sus colores se sintetiza el origen, la historia, la grandeza y el destino de México. "Provenimos -abundó- de un pueblo guerrero y soñador que aprendió a diseñar sus banderas conjugando los colores de la naturaleza".

La bandera, recordó, "nos ha acompañado en cada una de las etapas vitales que hemos transitado para hacer posible transformar el solar que nos legaron nuestros antecesores y convertirlo en una patria grande y justa para todos".

"Es símbolo histórico de valentía, que se acentúa como un ícono de nuestra identidad; es esencia de nuestro patrimonio espiritual que nos impulsa en el presente y nos compromete con el futuro”, aseveró.

Además, subrayó Romo García, es símbolo de unión, "pero entendamos que unión no es unanimidad, es la suma de nuestras individualidades, de nuestros criterios, de nuestras esperanzas".