Una ola de ataques en Afganistán dejó más de 20 personas muertas, la mayoría de ellos miembros del ejército, mientras que en Kabul al menos tres personas perdieron la vida en un atentado suicida, informó el Ministerio del Interior.

Al menos 18 soldados murieron después de que su puesto de control fue atacado por insurgentes talibanes en la provincia occidental de Farah.

Dawlat Waziri, portavoz del Ministerio de Defensa afgano, señaló por su parte que otros dos soldados resultaron heridos en el ataque que tuvo lugar en el distrito Bala Buluk de la provincia de Farah.

Al menos tres muertos y seis heridos dejó un atentado suicida frente a la sede de los servicios de inteligencia afganos, cerca del barrio diplomático.

El hecho ocurrió este sábado alrededor de las 08:30 horas locales (04:00 GMT) cuando un kamikaze se hizo explotar.

El barrio diplomático fue acordonado por las autoridades impidiendo el paso hacia la sede de los servicios de inteligencia afganos, el barrio diplomático de la capital, cerca de la embajada estadunidense y del edificio que alberga a la operación "Apoyo Resuelto" de la OTAN.

"La explosión se produjo delante de la entrada principal. El muerto es un civil, los heridos eran todos del NDS", dijo una fuente de los servicios de inteligencia.

El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de un atentado suicida en Kabul, la capital de Afganistán.

En un comunicado publicado en su agencia de noticias Aamaq el sábado, el grupo terrorista dijo que el ataque fue llevado a cabo por un combatiente con un chaleco explosivo y atacó la puerta de la sede del servicio de inteligencia afgano en el centro de Kabul.

Por otra parte, un funcionario afgano dijo que al menos tres miembros del personal de seguridad murieron en ataques suicidas con bombas en la provincia sureña de Helmand.

Omar Zwak, portavoz del gobernador provincial en Helmand, informó que el atacante que conducía un coche bomba fue abatido por soldados del ejército afgano, pero su vehículo alcanzó la base militar en el distrito Nad Aali, matando a dos soldados e hiriendo a otro.

En un segundo ataque con bomba cerca de otra base militar en la capital de Helmand, Lashkar Gah, una persona de seguridad murió y siete civiles resultaron heridos, señaló Zwak.

Qari Yusouf Ahmadi, un portavoz talibán, se atribuyó la responsabilidad de ambos ataques suicidas en la provincia de Helmand.