Al menos cinco corporaciones han anunciado su decisión de cortar sus vínculos con la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso grupo de cabildeo que se opone a restringir la venta de armas en Estados Unidos.

Las decisiones de las empresas suceden luego de una campaña lanzada en las redes sociales por parte de activistas que pugnan porque el Congreso de Estados Unidos se libera de la influencia de la NRA, y de los millones de dólares que aporta como contribuciones, y apruebe controles a la venta de armas.

La ofensiva de los activistas es parte de la movilización masiva de estudiantes sobrevivientes de la masacre en Florida, en que 17 personas perdieron la vida a manos de un adolescente solitario armado con un rifle de asalto que cualquier persona mayor de 18 años puede adquirir.

La firma de seguros MetLife Auto & Home anunció este viernes que suspendía su programa de descuentos para los miembros de la NRA.

Horas antes, el fabricantes del programa de seguridad en internet Symantec y la compañía de seguridad doméstica SimpliSafe también cortaron sus lazos con la NRA, y suspendieron sus programas de descuento.

Mientras tanto, el martes pasado el banco privado más grande del país, First National Bank of Omaha, anunció que dejaría de emitir la tarjeta Visa NRA.

Dos días más tarde, Enterprise Holdings, que opera tres de las principales compañías de alquiler de automóviles, informó también que suspendería su programa de descuentos a los miembros de la NRA.

El furor se produce un día después de que los líderes de la NRA atacaron a los medios de comunicación y al Partido demócrata al argumentar que “politizaban” la masacre de la escuela preparatoria de Florida.

De acuerdo con el sitio de noticias ThinkTank, un total de 22 empresas mantenían programas de descuentos para miembros de la NRA.

Ahora, cerca de la mitad de estas firmas, muchas de ellas controladas por un solo conglomerado matriz, han cortado sus vínculos con esta organización tras la campaña pública que exhibía sus lazos.