“Casa transparente”, de María Luque, es una novedad de fin de 2017, una novela de escasas 128 páginas que ganó el primer Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas. “Desde hace unos años mi segundo trabajo es cuidar casas de amigos cuando se van de viaje”, deja ver la autora en el transcurso de esta obra ilustrada.

Ella se dedica al pago de los impuestos de sus amigos, riega las plantas y además una buena parte de la mañana o la tarde pasea a los perros. Todo el tiempo es una vecina nueva, en algunas casas no llega a averiguar ni cuál es la mejor verdulería de ese barrio.

El personaje de la novela gráfica señala con desenfado que en otras ocasiones se queda en alguna casa varios meses y hasta se aprende el nombre de las calles. “Cuando no puedo dormir me imagino que el ruido de los autos es el mar. Me aguanto la respiración y llego nadando a una casa transparente en la que me dejan pagar el alquiler con dibujos…”.

*****

“Fred Cabeza de Vaca”, de Vicente Luis Mora, relata que una académica se propone escribir una biografía sobre el artista español más universal desde Picasso: “Fred Cabeza de Vaca”. Para ello, se sumerge en una investigación que pretende reconstruir la vida del artista fallecido, en un intento por descifrar el enigma detrás del artista y de la persona.

A través de entrevistas con colegas y algunas de las numerosas exparejas del artista (de las que lleva un registro numérico, como si fueran objetos de colección) y de los escritos del propio Cabeza de Vaca, emerge una figura, fascinante y repulsiva, que funciona como arquetipo del hechizo y los abusos del muy enigmático mundo del arte contemporáneo.

Como lectores buscan comprender si Cabeza de Vaca era un genio o sólo un farsante, un visionario o un oportunista, un alma atormentada o un gañán, un inteligente promotor de sí mismo o un arribista sin remedio. Lo cierto es que se trata de un absorbente texto de textos, un rompecabezas que esconde, en última instancia, un rostro imposible de definir.

*****

“Mil millones de años hasta el fin del mundo”, de Arkadi y Borís Strugatski, es la historia de “Dmitri Maliánov”, un astrofísico que está trabajando en un proyecto por el que podría recibir el Premio Nobel. Envió a su esposa “Irina” y a su hijo de vacaciones a la costa con la idea de concentrarse exclusivamente en su fórmula matemática “revolucionaria”.

Cuando está al borde de la revelación, inician las interrupciones: Llamadas telefónicas raras, una entrega inesperada de comestibles, la llegada de una desconocida, una mujer que dice ser compañera de escuela de “Irina” y que le pide pasar la noche en su casa y la visita de un inspector que deja entrever que “Maliánov” podría ser acusado de asesinato.

En esta comedia negra con reminiscencias de autores tan dispares como Ionesco, Kafka o Philip K. Dick, Arkadi y Borís Strugatski, considerados los mejores escritores de ciencia ficción de la era soviética, demuestran que este género es sin duda el mejor para ejercer una velada pero clara crítica social. Es una novela provocativa, divertida y profunda.

*****

“Alias Grace”, de Margaret Atwood, en un viaje por el tiempo y el espacio para recrear la vida y el pensamiento de Grace Marks, una de las mujeres más destacadas y enigmáticas del Siglo XIX. En esta obra, la autora se adentra en las complejidades del alma humana y reconstruye, fielmente, muchos claroscuros y las paradojas de la sociedad decimonónica.

En 1843, Grace Marks, de 16 años, es declarada culpable de participar en los asesinatos de Thomas Kinnear, a cuyo servicio trabajaba como sirvienta, y de Nancy Montgomery, ama de llaves y amante de Thomas. James McDermott, el mozo de cuadra, es condenado a muerte por el crimen, en tanto que la joven Grace es sentenciada a cadena perpetua.

Algunos creen que Grace es inocente y otros piensan que es malvada, o que está loca. Grace afirma que no se acuerda de los hechos. Años más tarde, el doctor Simon Jordan, una eminencia en el floreciente campo de la psicopatía, es contratado por un grupo de reformistas y espiritualistas, quienes tratan de conseguir el indulto para la muchacha.

*****

“Un planeta a la deriva”, de Madeleine L’Engle. En esta tercera parte de la serie “El quinteto del tiempo”, están de regreso los protagonistas “Meg Murry”, “Charles Wallace” y “Calvin O'Keefe”. La historia inicia cuando la cena de Acción de Gracias de la familia “Murry” es interrumpida por una llamada del presidente de Estados Unidos, quien les informa que la guerra está por comenzar gracias a un dictador; eso angustia a la familia.

Es entonces que “Charles Wallace”, de 15 años, junto a “Gaudior”, el unicornio venido del espacio, emprende un viaje peligroso a través del tiempo en un intento desesperado por detener la destrucción del mundo. “Charles” y “Gaudior” no están solos en su búsqueda, pues “Meg” los ayuda. Para superar los desafíos, “Charles” debe enfrentar una prueba.

“El quinteto del tiempo” es una pentalogía que inició con “Una arruga en el tiempo”, novela traducida a más de 30 idiomas y que ha vendido más de 14 millones de ejemplares en todo el mundo. “Una grieta en el espacio” es la segunda parte, una historia que sigue ahondando en los misterios del hombre y del espacio a través de los ojos de tres niños.