Las universidades tienen el deber de preparar a las futuras generaciones para la cuarta revolución industrial, en la Industria 4.0, como formadoras de profesionales, consideraron especialistas en la materia nacionales y extranjeros.

Esto lo señalaron en el evento Tec-DHIK Forum 2018 Industry 4.0., el cual contó con la presencia de directivos de universidades de Alemania, así como representantes de empresas nacionales e internacionales y el gobierno.

Los expertos analizaron su rol dentro de la Industria 4.0, que consiste en optimizar los procesos de producción de las empresas a través de nuevas tendencias tecnológicas, como internet de las cosas.

La catedrática María-Elena Algorri Guzmán, del Technische Hochschule Koln (THK), de Alemania, opinó que ante esta transformación se debe buscar fomentar en los alumnos de ingeniería más computación física.

“Se trata de proveer a los ingenieros de las herramientas necesarias para ser creativos, innovadores y preparados para la demanda y evolución que tendrá la Industria 4.0”, dijo.

Nasser Mohamed, especialista de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), externó que las instituciones educativas deben continuar con la generación de conocimiento motivado por la curiosidad humana y las necesidades de la sociedad y la industria, como es el caso de la automatización de sus procesos.

“La cuestión es si esta revolución es una tendencia o moda o una necesidad urgente, yo diría que una mezcla de las dos, pero aun así debemos ser precavidos y no quedarnos sólo en la moda”, añadió.

Sostuvo que “como universidades, debemos facilitar la integración de diferentes especialistas en esta materia”.

David Romero, catedrático de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, externó que en la actualidad los alumnos buscan su desarrollo profesional a nivel mundial, por lo que deben ser aptos en cualquier país.

Los estudiantes, aseguró, “deben demostrarle a la industria que son capaces de resolver problemas y que son lo suficientemente competentes, por eso necesitamos estar preparados para formarlos en habilidades a largo plazo”.

También, dijo, “necesitamos que las empresas revivan la importancia de las universidades corporativas, no solo a nivel gerencial sino también a nivel de producción”.