Entre 20 y 25 por ciento se incrementaron las operaciones de empeño en esta ciudad por la cuesta de enero y la crisis económica, reportó el gerente regional sur de la casa de empeño Fundación Dondé, Roberto Robles Raíllo.

Indicó que el repunte fue más notorio en la última semana de enero y la primera mitad de febrero.

En entrevista, comentó que la mayoría de las operaciones fueron por préstamos prendarios, con artículos como alhajas y relojes, con un ticket promedio de mil 800 pesos por cliente.

“El préstamo tradicional de la fundación es el préstamo prendario; hablamos de que aproximadamente 70 por ciento son prendas de oro contra 30 por ciento del resto de las garantías que aceptamos, que son desde electrónicos, aparatos eléctricos, electrodomésticos y autos”, expuso.

La crisis económica por la caída en la actividad petrolera en la entidad, apuntó, ha provocado un ligero incremento en el número de prendas que no son recuperadas por los pignorantes, aunque no es un indicador alarmante.

Refirió que 80 por cierto de las personas que empeñan, recuperan sus prendas en un plazo promedio de tres meses, pero de lo contrario no existe riesgo de que la pierda ya que Fundación Dondé les otorga refrendos ilimitados.

Previó que para el periodo vacacional de Semana Santa el número de personas que acudan a empeñar prendas para tener recursos y salir de asueto se incrementará entre 15 y 20 por ciento.

Pese a los incrementos en las tasas de interés por parte del Banco de México y la banca comercial, expuso que la Fundación no prevé reflejar o aplicar esa alza a los pignorantes en el corto plazo, sobre todo en economías contraídas como la de Tabasco.