El precandidato priista al gobierno capitalino, Mikel Arriola Peñalosa, consideró necesario sancionar a los asambleístas relacionados con con presunto el uso indebido de recursos públicos para la reconstrucción en la Ciudad de México, luego de los sismo de septiembre del año pasado.

Dijo que desviar recursos públicos para comprar votos es un delito, por lo que los tres asambleístas señalados por supuestas irregularidades en el manejo de dinero para el citad fin tendrían que ser sancionados con pena privativa de la libertad y pena patrimonial.

"La primer sanción tendría que ser que no siguieran en el cargo y que no aspiraran a “chapulinear” por la vía plurinominal a la Cámara de Diputados, porque pretendieron beneficiarse con recursos públicos" para promover el voto a su favor, consideró.

En entrevista comentó que fue bueno que se haya corregido el vicio de fondo que otorgaba facultades indebidas a los asambleístas, pero también se tiene que mandar una señal que no se puede con tal descaro utilizar recursos públicos que son para la reconstrucción en temas electorales.

Criticó que Miguel Ángel Mancera deje la Ciudad de México en momentos de emergencia, para irse al Senado de la República por la vía plurinominal, la cual calificó de "cómoda".

Expresó que nunca en la historia del país ningún gobernante había permitido que el Legislativo le quitara facultades, "lo que se agrava si tomamos en cuenta que en una contingencia como la que generó el sismo del 19 de septiembre, se necesitaba un Ejecutivo fuerte que estuviera a la altura de la situación".

El aspirante de la coalición subrayó que tan culpable es Mancera como los diputados locales perredistas Leonel Luna y Mauricio Toledo, así como el panista Jorge Romero, "quienes pretendieron establecer un presupuesto a la medida", lo que representa una conducta que configuraría un delito.