A través de la aplicación que desarrolló el Servicio de Administración Tributaria (SAT) se busca “combatir el flagelo de la evasión fiscal” en materia de outsourcing, con el objetivo de que no represente riesgo para las empresas que contratan los servicios de tercerización.

En el marco del foro sobre “Actualización de las nuevas disposiciones fiscales en materia de outsourcing”, el administrador General de Recaudación del SAT, Adrián Guarneros Tapia, expuso que la autoridad avanza en ofrecer “aplicaciones” que hagan más sencillo el reporte sobre los trabajadores que se contratan por esta vía.

A su vez, el director de Administración y Finanzas de ManpowerGroup, Ernesto Mauleón Uribe, expuso que este corporativo fortalece sus actividades laborales y fiscales en el país al operar con el SAT y su aplicación desarrollada facilita el cumplimiento de las nuevas obligaciones en materia de subcontratación laboral.

Con la operación total en el nuevo esquema tributario, dijo, la empresa actualiza a sus clientes con las nuevas disposiciones fiscales en materia de outsourcing.

Indicó que con esta participación activa, ManpowerGroup refrenda sus compromisos de robustecer la transparencia y rendición de cuentas y el de promover las políticas tendientes a evitar la práctica de evasión fiscal y vigoriza sus acciones de control, a fin de evitar posibles abusos de la figura de la subcontratación laboral.

“Es indispensable utilizar todas las herramientas que vayan encaminadas a terminar con las malas prácticas; hay datos concretos que muestran que nuestra industria en México es altamente regulada”, abundó.

Sin embargo, detalló, se estima que hay unas 900 empresas de subcontratación, de las cuales sólo 100 están registradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de éstas sólo 40 pagan los impuestos correspondientes.

Destacó que el aplicativo habilitado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público permite que el servicio de subcontratación laboral envíe la información a las empresas que las contratan y tengan acceso para su consulta y cumplimiento de obligaciones fiscales, de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) o recibos de nómina electrónicos por pago a empleados que subcontratan.

Mediante este aplicativo, continuó, también autoriza la consulta de los comprobantes fiscales del pago al IMSS, de las retenciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR) por sueldos y del pago definitivo del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del contratista.

A partir de la declaración de 2017, insistió, las empresas están sujetas a nuevas disposiciones en materia fiscal contempladas en la Ley del Impuesto Sobre la Renta y en la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

En materia de ISR, puntualizó, se establece como condición para que las contratantes deduzcan el pago de los servicios prestados por el contratista, que éste presente información y documentación inherente al pago de salario, que proporcione los recibos y las contribuciones laborales.

A través de la aplicación “Autorización del contratista para la consulta del CFDI y declaraciones”, disponible en el buzón tributario a través de la firma electrónica, los contratistas pueden registrar la información del contratante, los contratos y los datos de los trabajadores con los que se presta el servicio de subcontratación, aclaró.

También, prosiguió, permite que el sector privado tenga más facilidad de cumplir con las obligaciones que se señalan en las leyes del ISR y el IVA en términos de la Ley Federal del Trabajo.

Con ello, aseguró Mauleón Uribe, se sustituye el intercambio de copias en papel de los pagos y declaraciones de impuestos en los requisitos para la procedencia de la deducibilidad para efectos del ISR y el acreditamiento del IVA por el pago de estos servicios.

Sostuvo que la aplicación permite autorizar al contratante que consulte la información y, al finalizar el proceso, obtendrán el acuse de autorización.

Según el SAT, su aplicación facilita el cumplimiento de la obligación establecida por mandato legislativo y fue resultado de mesas de trabajo con el sector privado en busca de aprovechar todas las ventajas que brindan la factura electrónica, y en general los avances tecnológicos impulsados por Hacienda para automatizar procesos, agregó.