Las Empresas que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS) cobran una comisión de entre 2.0 y 5.0 por ciento del monto total de cada factura, situación que se prevé abatir con la entrada en vigor del nuevo modelo de facturación 3.3.

El integrante del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México (INCAM), Abimael Zavala Martínez, explicó que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene en la mira a dos mil 600 personas físicas y morales por considerar que realizan operaciones simuladas.

Detalló que el nuevo esquema permite a la autoridad hacendaria detectar con mayor facilidad a Empresas que Facturan Operaciones Simuladas, y a los contribuyentes identificados como Empresas que Deducen Operaciones Simuladas (EDOS).

Recordó que facturar una operación simulada es un delito catalogado como defraudación fiscal que, de comprobarse, puede tener penas de tres meses hasta nueve años de prisión.

Precisó que esta nueva versión de la factura es un acierto de las autoridades ya que da certidumbre y transparenta todo lo relativo a las obligaciones fiscales, pues permite al SAT realizar un análisis y recabar información más completa, generando modelos de riesgo para detectar oportunamente transacciones simuladas.

Abundó que la intención de este tipo de operaciones es reducir el pago de impuestos, en donde los contribuyentes que venden facturas cobran una comisión que regularmente va del 2.0 al 5.0 por ciento del monto total facturado.

“Máximo cobran 5.0 por ciento por cada factura que venden, pues un rango mayor ya no sería atractivo para quienes las adquieren, debido a la tasa impositiva de 16 por ciento de IVA”, destacó el también socio director del despacho Zavala Abogados.