Las empresas mexicanas destinan el 25 por ciento de su presupuesto en seguridad en puntos terminales, reveló el “Estudio sobre inversiones en ciberseguridad en México”, realizado por IDC y Fortinet.

De acuerdo con la compañía de ciberseguridad, las empresas mexicanas son especialmente susceptibles a los ataques de hacking y ransomware, en comparación con el resto de Latinoamérica.

En un comunicado, señaló que el phishing y el malware son los principales ataques en la región, y que el país sigue el promedio de las medidas de ciberseguridad que se adoptan en América Latina, aunque la inversión que se llega a hacer en seguridad móvil y nube es menor comparación con otros países de la región.

El director de Consultoría para IDC Latinoamérica, Carlos González, mencionó que “es importante que las empresas consideren que el ámbito de la ciberseguridad se ha convertido en un área de extrema importancia, dadas las implicaciones derivadas de la pérdida de información confidencial y la interrupción parcial o total de servicios en una economía cada vez más digital donde la información es un activo de muy alto valor”.

El informe reveló que las empresas de México invierten en seguridad de datos y aplicaciones, de red a través de firewalls y en gestión proactiva de riesgo de puntos terminales.

Detalló que el 21 por ciento de las empresas en el país lo hacen de manera ad-hoc, mientras que el 34 por ciento considera que la seguridad es un elemento clave del presupuesto del área de TI.