El gobierno turco negó hoy que haya causado víctimas civiles desde que comenzó hace un mes su operación “Rama de Olivo” contra las milicias kurdas en el enclave de Afrin, en el noroeste de Siria, donde continúa su ofensiva pese a la posible entrada de fuerzas gubernamentales sirias.

“Hasta ahora, las operaciones del Ejército turco en Afrin no han herido a un solo civil. Olvídese de matar, ni siquiera alguno ha sangrado por la nariz”, dijo el vocero del gobierno y viceprimer ministro turco, Bekir Bozdag, en declaraciones a la agencia de noticias Anadolu.

De esta manera negó las acusaciones del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), según el cual al menos 112 civiles han perdido la vida desde el inicio de la ofensiva turca, el pasado 20 de enero.

El Partido Democrático de los Pueblos (HDP), la tercera fuerza parlamentaria de Turquía y la única que se opone a la operación militar en Afrin, acusa a las autoridades turcas de mentir, pues asegura que mujeres y niños han muerto bajo los bombardeos turcos.

“Hay mujeres y niños que han muerto bajo los bombardeos turcos, tenemos fotografías. La mayoría de los muertos en Afrín son civiles. El Gobierno desinforma, miente", dijo en un encuentro con la prensa Pervin Buldan, copresidenta del partido.

Bozdag también restó importancia a las informaciones que apuntan a que fuerzas aliadas del régimen sirio de Bashar al Assad han entrado en Afrin para apoyar a las Unidades de Protección Popular (YPG), una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado terrorista por Ankara.

"Hemos oído que las YPG y el régimen (sirio) están en medio de negociaciones por Afrin pero (aún) no han logrado un acuerdo. Turquía continuará esta lucha hasta terminar con las organizaciones y sus terroristas en la región”, aseveró.

Este jueves, cientos de partidarios del presidente Al Assad se congregaron en la Plaza de la Libertad de la localidad de Afrin, en una muestra de apoyo al gobierno del país árabe en medio de las amenazas y advertencias de Turquía.

Los manifestantes, con las banderas de Siria y fotos de Al Assad han apoyado la llegada de fuerzas sirias a este enclave kurdo para repeler la ofensiva militar turca.

Pese a la posible entrada de tropas sirias a Afrin, Bozdag aseguró que el Ejército turco continuará su ofensiva hasta que el último extremista sea neutralizado, además, advirtió que atacará a las fuerzas gubernamentales y que cualquier país, incluido Estados Unidos, que apoye a las YPG, se enfrentará con la respuesta de Turquía.

Turquía, con el apoyo de sus aliados del opositor Ejército Libre Sirio (ELS), comenzó el 20 de enero su operativo “Rama de Olivo” contra los grupos armados kurdos en el enclave de Afrin con el objetivo de mejorar la seguridad nacional para evitar que se forme lo que definió como un “corredor de terror” en su frontera sur.

Desde el inicio de la ofensiva en Afrin, el Ejército turco ha neutralizado a mil 780 miembros de las YPG, término usado para referirse a abatidos, heridos o capturados.