Debido a los comicios que se realizarán en julio próximo, los servidores públicos de los tres órdenes de gobierno en la Ciudad de México deberán abstenerse de difundir propaganda electoral o realizar actos de campaña, incluyendo la difusión de mensajes en las redes sociales un desequilibrio en la contienda electoral.

Lo anterior, según el Consejo General del Instituto Electoral de la Ciudad de México, que aprueba las medidas de neutralidad que deberán de observar los servidores públicos y las de protección para quienes asistan a eventos públicos con motivo del proceso electoral local ordinario 2017-2018.

En la Gaceta Oficial, el organismo detalló que se prohíben las campañas de promoción personalizada en prensa, radio, televisión o Internet, incluidas las redes sociales; en bardas, mantas, volantes y anuncios espectaculares, así como en la difusión de los programas sociales y acciones institucionales de beneficio social.

También deberán evitar efectuar aportaciones provenientes del erario público a partidos políticos, coaliciones y candidaturas, y asistir en horarios de labores a cualquier evento o acto público, gira, mitin o acto partidista, de alguna candidatura a cargo de elección popular local.

Tampoco podrán hacer uso de fondos específicos o recursos institucionales (personal, vehículos, infraestructura, teléfonos, computadoras) o realizar eventos públicos oficiales con fines electorales como eventos de caridad que favorezcan o desfavorezcan a algún partido político, coalición o candidatura.

Otras de las medidas prohibitivas son rendir informes anuales de labores o de gestión, desde el inicio del periodo de intercampaña y hasta la jornada electoral, o condicionar obra o recursos de programas gubernamentales y acciones institucionales de beneficio social, a cambio de la promesa del voto.

Además de definir los periodos de actos anticipados de precampaña, precampaña, anticipados de campaña, campaña, intercampaña, también se refiere a la veda electoral, que son los tres días previos al día de los comicios en los cuales la ciudadanía tendrá espacio para analizar sus opciones electorales y reflexione el sentido de su voto.

Recordó que el inicio de las campañas para renovar la Jefatura de Gobierno inicia el 30 de marzo y concluye el 27 de junio, cuando también concluye para diputaciones y alcaldías, cuyo comienzo de jornadas de promoción del voto es el 29 de abril.

Entre las medidas de protección para quienes asistan a eventos públicos, con motivo del proceso electoral, indicó que los partidos políticos, a través de sus representaciones acreditadas, podrán solicitar, por lo menos con 24 horas de anticipación, la presencia de personal de la Oficialía Electoral, para que dé fe del acto público.

Asimismo, podrán solicitarlo las candidaturas con o sin partido, cuando consideren que está en riesgo su integridad física o la de las personas que asisten a sus eventos públicos.

En tanto, apuntó, los partidos políticos deberán realizar las acciones necesarias para garantizar que sus actividades se conduzcan dentro de los cauces legales, así como de sus normas internas y ajustar su conducta y la de sus militantes, simpatizantes y candidaturas a los principios del Estado democrático.

Destacó que las candidaturas con o sin partido son responsables indirectos de las infracciones que pudieran incurrir sus simpatizantes.