El migrante chiapaneco Tadeo Ramírez manifestó que es muy frustrante cuando se comete un error y por ello pierdes la oportunidad de obtener documentos para residir en Estados Unidos.

Entrevistado en esta frontera de Sonora, que ha adoptado como lugar de residencia temporal en tanto decide qué hacer en el futuro, platicó que él ya residía en el estado de California, donde permaneció por varios años.

"Allá tengo a mi esposa y mi hijo. Los dos son ciudadanos americanos. Por eso metimos papeles para yo tener la residencia permanente", relató.

En cuanto contrajeron matrimonio, las autoridades le indicaron que debía entregar la visa láser con la que cruzaba al vecino país, además de salir y permanecer en México, para reingresar cuando se arreglara su situación migratoria, dijo.

"Pero pues ya ven, me ganó el querer estar con la familia, así que me metí sin papeles y allá estuve trabajando y con la familia", comentó.

Después tuvo una discusión con su cónyugue tras haber ingerido bebidas embriagantes, por lo que salió de su domicilio, condujo su vehículo y terminó en un retén de la Policía, donde lo arrestaron, recordó.

Dijo que en su récord -expediente- salió que estaba en proceso de migración, pero como se encontraba de manera ilegal en la Unión Americana, fue deportado y le dijeron que lo iban a castigar, "creo que por diez años".

Ahora se estableció en la frontera de Sonora, donde se ha desempeñado en varios trabajos, como las labores del campo agrícola y de ayudante de albañil, pero extraña el salario y la vida que tuvo en el vecino país.

Manifestó que ahora su esperanza es en cuanto pase el tiempo de castigo, solicitar el perdón y que su esposa y su hijo, cuando ya sea mayor de edad, puedan tramitarle de nuevo su tarjeta de residente permanente.