En una reunión con el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), el presidente electo de la Concamin, Francisco Cervantes Díaz, señaló que impulsará una política pública industrial congruente con la productividad y competitividad.

Ante el coordinador del CCIJ, Daniel Curiel Rodríguez, el dirigente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) consideró que “los principales retos son la reforma fiscal, las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con Norteamérica (TLCAN) y el proceso electoral de para renovar autoridades locales, estatales y federales”.

Añadió que, independientemente de quien gane el próximo proceso electoral, la Concamin trabajará de la mano con la autoridad y presentarán el Plan de Desarrollo 2019. Además darán continuidad a los temas de innovación e Industria 4.0.

También destacó que en el tema de respeto al Estado de Derecho se compromete a dar certeza jurídica a la inversión, así como trabajar en la seguridad del transporte de mercancías y en el tema del aeropuerto de Guadalajara para su crecimiento y modernización.

“El CCIJ es un ejemplo de trabajo que vamos a poner de ejemplo y esperamos estar replicado el caso de éxito en los diferentes estados del país. La mano de obra mexicana es competitiva y México sigue siendo atractivo para las inversiones”, aseguró Cervantes Díaz.

Por su parte, Curiel Rodríguez expresó que “México es un país de instituciones y el CCIJ apoya Concamin y viceversa. Hoy nos corresponde dar el apoyo al presidente electo Francisco Cervantes Díaz para que Concamin siga siendo un organismo fuerte y de contrapeso para los gobiernos”.

Agregó que la industria es el sector privado más importante para la estabilidad porque las inversiones no se pueden cambiar de un día para otro, y porque es un negocio centenario. “Hoy nos corresponde dar total apoyo Francisco Cervantes para que haya buenas gestiones a nivel nacional”.

Curiel Rodríguez añadió en el tema del incremento de salarios para los trabajadores, se trabaja en propuesta a escala nacional para que sea de manera gradual y con base en los incentivos a la productividad, misma que se presentará en 60 días al Congreso de la Unión.