La organización separatista Patria Vasca y Libertad (ETA) prepara su desaparición, que podría ser anunciada el próximo verano, siempre y cuando sus miembros decidan en una votación la propuesta de poner fin al grupo terrorista.

El diario vasco Gara difundió este jueves los extractos del documento que la dirección de ETA circula entre sus miembros, y que de ser aprobado sería anunciado públicamente en los próximos meses de verano y con ello proceder a su desaparición.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha dejado claro que "ahora mismo" no tiene elementos de juicio para asegurar que 2018 será el año en el que la banda terrorista ETA anuncie su disolución definitiva, ya que solo le consta la información del diario Gara sobre sus intenciones.

ETA está sometiendo a debate y votación un documento para "cerrar el ciclo y la función" de la banda, un proceso que se espera concluir para antes del verano, y que supondría el final de la organización como tal, aunque no de la actividad de sus "militantes" que, según asegura la banda, deberán impulsar "el proceso independentista".

En este sentido, afirma que delega en la izquierda abertzale "la lucha" por sus objetivos y ya no será "un agente", pero mantendrá algunas labores como impedir "utilizaciones malintencionadas de las siglas de ETA".

La decisión llegaría tras más de cinco años de haber finalizado su lucha armada (desde octubre de 2011) y dos anuncios de desarme en 2014 y 2017, y con la mira pues en el futuro de unos 300 presos que están en prisiones de España y Francia.

“Nos corresponde cerrar el tiempo del conflicto armado y las situaciones relacionadas, para ofrecer todas nuestras fuerzas a potenciar el proceso político”, destaca el documento sobre disolución.

El documento que votan los miembros de ETA reconoce que en décadas de lucha no se han logrado los objetivos de la organización, por lo que llama a mantener el proyecto independentista mediante la política.

Fuentes de movimientos independentistas del País Vasco, informaron a Notimex que “el proceso de disolución de ETA comenzó ya hace tiempo pero una parte de la consulta interna es con los presos, que en prisión no pueden hablar libremente y eso lo vuelve todo más lento”.

De hecho, el anuncio de disolución se esperaba inicialmente para finales de 2017, meses después de que en el sur de Francia se realizara un acto de entrega de armas.

En declaraciones en la cadena Ser, el ministro ha señalado que le consta esa información pero que desconoce "si lo que dice Gara coincide con lo que realmente está haciendo".

"También dijeron que iban a entregar las armas que tenían y ya sabemos en lo que quedó esa situación, hace poco hicieron otro paripé de que iban a entregar más armas a las autoridades y lo hicieron en una bolsa", ha añadido Zoido.

Respecto a un hipotético cambio en la política penitenciaria si la banda finalmente desaparece, el titular de Interior ha reiterado que además de disolverse, tiene que pedir perdón, pagar sus deudas, colaborar con la justicia para esclarecer sus crímenes aún no resueltos y arrepentirse.