China está configurada para triplicar su capacidad de producir energía nuclear en los próximos 20 años, superando a Estados Unidos y convertirse en el mayor productor en la materia a nivel global, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

El director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, expresó su preocupación de que Estados Unidos y Europa no están invirtiendo lo suficiente en energía nuclear, mientras que China se está adelantando, reportó el sitio de noticias financieras MarketWatch News.

"Hay alrededor de 60 plantas de energía nuclear en construcción y más de un tercio de ellas están en China. Está creciendo y, como resultado de eso, pronto veremos a China superando a Estados Unidos como la potencia nuclear número uno en el mundo", comentó.

Al particiar en la conferencia de la International Petroleum Week en Londres, Birol recordó que Estados Unidos ha sido el líder mundial en energía nuclear desde la década de 1960, pero hay dos tendencias que amenazan con sacar a ese país del primer puesto.

Muy pocas adiciones a la capacidad nuclear y sin extensiones de vida para las centrales eléctricas existentes. Lo mismo ocurre con Europa, dijo, donde el principal jugador nuclear de Francia ha visto una fuerte caída de la producción en los últimos años.

"Si continúa así, la capacidad nuclear de Estados Unidos pasará del 20 por ciento (del suministro total de energía) al siete por ciento", precisó Birol.

"Esto tiene muchas implicaciones en términos de energía. Puedo decirles que lo que está sucediendo es la misma historia que hemos visto en la energía solar", señaló.

"China está aprendiendo, reduciendo los costos y, por lo tanto, los chinos ahora están listos para exportar su tecnología y son mucho más rentables que otros. Y ellos desafían a los exportadores establecidos, como los Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y los países europeos", añadió.

El avance de China en la energía nuclear se produce cuando el país cambia de ser una economía enfocada en un crecimiento rápido basado en la manufactura para sacar a las masas de la pobreza, a una economía basada en servicios con un enfoque más fuerte en la energía limpia.

Esta narrativa ganó más apoyo el año pasado cuando el primer ministro Li Keqiang se comprometió a hacer que los cielos nublados del país "volvieran a ser azules".

La AIE espera que la capacidad de energía nuclear en China represente el cuatro por ciento del suministro total de energía del país en 2040, frente al dos por ciento en 2016, según los datos del sitio web de la agencia.

Se espera que el suministro total de energía en todas las fuentes de energía se duplique de 1.625 gigavatios en 2016 a 3.188 GW en 2040. Eso significa que la capacidad nuclear se prevé que más que triplique de 32.5 GW a 127.52 GW.

Birol también identificó el impulso de China para volver a poner "los cielos azules" como uno de los cuatro "grandes trastornos" que remodelarán los mercados energéticos en las próximas décadas.

"Les daré un ejemplo (...) Hace solo cinco meses, el gobierno chino tomó la decisión de limitar el uso del carbón y pasar al gas natural licuado (GNL). Como resultado de eso, la importación de GNL chino aumentó más del 50 por ciento y los precios del GNL se duplicaron de seis dólares a 12 dólares en la región del Pacífico asiático", explicó.

"Cuando China cambia, todo cambia (...) Las nuevas políticas energéticas de China significan una nueva fase para los mercados energéticos mundiales", agregó.

Los otros tres trastornos importantes planteados por Birol fueron la producción de petróleo y gas de Estados Unidos, la energía solar y la "electrificación de nuestras economías".